Hoy se cumplen 5 años de que la comunidad Laguna Larga, con una población de 111 familias (550

personas), fue desplazada por mil 500 elementos de las fuerzas estatales, el Ejército y la Policía Nacional

Civil de Guatemala. Personas campesinas, originarias de los pueblos indígenas Maya Q’eqchi, Chuj y

población mestiza, se encuentran desde el 2 de junio del 2017 en un campamento improvisado en la línea

fronteriza entre México y Guatemala.