En el marco del día internacional de los Derechos Humanos

10 de diciembre de 2021

Frente a la dolorosa tragedia suscitada el día 09 de diciembre de 2021 en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas en la que decenas de personas migrantes perdieran la vida y otras decenas más resultarán heridas por la volcadura de un tráiler en el que se transportaban, con el único objetivo de buscar mejores condiciones de vida o preservar la vida frente a la agudizada violencia que enfrentan en sus países de origen, hacemos un llamado urgente a las autoridades de los tres niveles de gobierno en México, a las autoridades de los países de origen (Guatemala, Honduras, República Dominicana, Ecuador, México y otros a los cuales pudieran pertenecer las personas no identificadas aún) y a la sociedad en general a:

  • Medidas urgentes interinstitucionales que garanticen la protección de la integridad física, patrimonial y migratoria de las personas lesionadas.
  • Garantía de acceso a justicia y trato digno a las personas fallecidas y sus familias en los procesos de identificación forense, repatriación de restos y reparación integral psicológica y patrimonial.
  • Replanteamiento de las políticas migratorias restrictivas y de contención desde un enfoque de seguridad humana y bienestar integral
  • Reconocimiento y cambio urgente sobre las medidas migratorias asumidas por México pues violentan y vulneran los derechos humanos de personas migrantes, provocando, en el peor de los casos, la perdida de la vida misma.
  • Garantía por parte del Instituto Nacional de Migración de un trato humano y apegado a los más altos estándares de derechos humanos en el que se garantice el acceso al reconocimiento del estatus migratorio por razones humanitarias a las personas sobrevivientes, así como el acceso a México de familiares de personas fallecidas garantizando todo el acompañamiento y mediadas necesarias para su estadía durante los procesos de identificación forense y repatriación.
  • A la ciudadanía solicitamos interpelarse frente a estas situaciones, exigir cambios que favorezcan acciones para el bienestar de todas las personas en México, sin importar la condición migratoria, que permitan caminar hacia la construcción de una sociedad que protege, exige y vigila el cumplimiento de los derechos humanos en todos los ámbitos del país.
  • Por último, instamos a las autoridades de México a una real aplicación y materialización en acciones de lo contenido en el artículo primero de la Constitución Mexicana:

En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece.”

  • Todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En consecuencia, el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley.
  • Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas.

¡Ninguna persona es Ilegal!

¡Ninguna política de seguridad nacional por encima de la vida y la dignidad humana!

Voces mesoamericanas, Acción con Pueblos Migrantes A.C.