Hace unos años comenzamos a construir la campaña Soñadores por la educación con el deseo de recaudar fondos para becas de estudio de jóvenes indígenas mayas tsotsiles y tseltales de la región de Los Altos de Chiapas.

Ellos y ellas quieren estudiar la preparatoria y la universidad; han vivido la migración desde la ausencia de seres queridos y también como migrantes retornados a sus comunidades de origen. En esos contextos de precarización encuentran limitaciones estructurales y financieras para continuar con sus estudios y acceder a oportunidades laborales y salarios dignos.

Este proyecto nos permite abrir opciones para sostener los estudios de algunas y algunos de estos jóvenes indígenas migrantes que no dejan de soñar con presentes y futuros más dignos para sus comunidades.

 

NUESTRA HISTORIA

La campaña “Soñadores por la Educación” es un proyecto de recaudación que inició en diciembre de 2013, impulsado por la organización Voces Mesoamericanas, Acción con Pueblos Migrantes, AC y HIPGive (plataforma de Crowdfunding o financiamiento colectivo), que tiene como objetivo la creación de un fondo de becas para estudiantes tsotsiles y tseltales de nivel superior y medio superior de la región de Los Altos de Chiapas en México. Ellas y ellos están inmersos en contextos migratorios: han migrado, retornado o son familiares de personas migrantes; en sus lugares de origen no encuentran las condiciones, ni los medios para poder ejercer su derecho a estudiar, y con ello poder acceder a otras libertades y derechos humanos. Trabajamos con las y los jóvenes en procesos para fortalecer la organización migrante, la exigencia de derechos y la construcción colectiva del Buen Vivir y el Buen Migrar.

¿QUIÉNES SON LAS Y LOS SOÑADORES POR LA EDUCACIÓN?

Son jóvenes de entre 15 y 28 años, mujeres y hombres, originarios de comunidades tsotsiles y tseltales en Los Altos de Chiapas que han migrado o siguen migrando para apoyar en el sustento de sus familias y que tienen el sueño de estudiar para construir un mejor presente y futuro.

Todas y todos participan en la creación y desarrollo de alternativas económicas, políticas, organizativas, culturales y artísticas con las comunidades indígenas migrantes de las que forman parte.

¿QUÉ BUSCA SOÑADORES POR LA EDUCACIÓN?

El fondo de becas es una oportunidad para que hombres y mujeres jóvenes indígenas continúen en procesos de educación que les permitan seguir aportando a  la construcción de lo que en maya tsotsil-tseltal se nombra como Lekil Kuxlejal, es decir, Vida Buena.

Las becas consisten en apoyo para:

  • Transporte
  • Alimentación
  • Colegiaturas
  • Materiales didácticos

En los últimos cuatro años la campaña Soñadores por la Educación, ha facilitado la vinculación de 26 jóvenes a distintos proyectos educativos de nivel superior y medio superior; hemos podido financiar con becas mensuales a mujeres y hombres tsotsiles que sin estos recursos hubiera sido difícil su inserción a procesos educativos.

En este 2018 seguimos buscando mantener el fondo para becar a más jóvenes tseltales y tsotsiles, además de sostener las becas para la continuidad de quienes están estudiando actualmente.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE?

La educación de calidad y con pertinencia cultural es uno de los tantos derechos negados para las comunidades indígenas. Las posibilidades para acceder a espacios de educación formal en los niveles medios y superior son limitadas o muchas veces nulas; ya sea porque no hay opciones en sus lugares de origen, ya sea porque no se cuentan con recursos para trasladarse o costearse los mínimos necesarios para poder asistir a las escuelas. Asimismo, la discriminación sigue siendo una realidad que vive la  población indígena, aunado a modelos educativos que no recuperan ni reconocen su cultura, saberes, necesidades, experiencia y formas de ver la vida.

Estudiar no es sólo aprender conocimientos, no es sólo recibir datos, sentarse a escuchar, tener un papel que pruebe lo que sabes; estudiar es abrir el corazón y la mente, disponer el cuerpo de otra manera; aprender  es encuentro, es valorar lo que somos, reconocer y compartir experiencias, apostar por una Vida Buena, es dignificar la vida, tener esperanza y construir sueños.  Por eso no dejaremos de ser soñadores.

Patricia, Pedro y Abraham (jóvenes de Chenalhó) han concluido satisfactoriamente su preparatoria en el Bachillerato Bartolomé de Las Casas, en Guaquitepec, Chilón. Actualmente los tres se encuentran en la universidad estudiando la Licenciatura en Derecho. Tere y Anna Rosa terminaron la preparatoria y comenzaron a estudiar la licenciatura en administración y contabilidad.

Ausencio, José Luis y Norma están en tercer año de preparatoria, los tres con ánimo sueñan con poder concluir esta etapa y seguir estudiando la universidad.

Rufino, Hermelinda y Diego están por concluir la Licenciatura en Idiomas y Desarrollo Sustentable. Para los tres terminar una carrera es un logro persona y colectivo y quieren que todo ese esfuerzo se vea reflejado en las familias y comunidades.

Sin el apoyo de sus aportaciones el acceso al derecho a la educación para nuestros compañeros y compañeras, hubiera sido más difícil y en algunos casos imposible. No dejamos de agradecer su corazón y compromiso por transformar la realidad, y por seguir dándonos esperanzas de que el camino de la solidaridad es el único que nos salvará de la crisis en la que vivimos. Gracias, o como dicen en estas tierras: kolavalik. 

¡Conviértete hoy en un donante para los jóvenes migrantes “Soñadores”,entrando a la página de HIPGRIVE.ORG haciendo click en el botón rojo de “Donar”!