Querido compañero Humberto, tu partida nos llena de melancolía, pero nos alegra pensar en tus aportes y pasos por estos territorios, nuestros territorios de lucha resistencia y diversidad en los que construiste tanto.

Queremos rememorar, reconocer y reivindicar tu compromiso revolucionario con la transformación de Guatemala, especialmente tu gran trabajo con población de pueblos indígenas y la apuesta por el trabajo con las juventudes y educación; tienes y nos has dejado un gran legado para seguir transformando nuestra región, ¡nuestra Latinoamérica libre!Gracias por los aprendizajes, tu calidez, fuerza y alegría, donde quiera que estés tu lucha será ejemplo de vida.Hasta encontrarnos y ¡hasta la victoria siempre!