Reencontrándo-nos, recordándo-nos, reconociéndo-nos: Octavo Encuentro de la Escuelita de Mujeres Indígenas Migrantes

Todo está guardado en la memoria,

sueño de la vida y de la historia

León Gieco

 

La noche se hizo chiquitita y un grupo de mujeres tsotsiles y tseltales nos reuníamos de a poco en un lugar, en una casa, en un cuartito, en eso que le llamamos la oficina de la Coalición Indígena de Migrantes de Chiapas; llegamos de muchos lugares, cargando bultos y curiosidades que nos invitan a sorprendernos. Nos saludamos, nos abrazamos, comimos tamales y nos fuimos preparando para al día siguiente salir a nuestro Octavo Encuentro de la Escuela de Mujeres Indígenas Migrantes, en esta ocasión nos tocaba ir a Palenque, Chiapas.

Murmullos de risas nerviosas invadían el espacio, a nuestros corazones venían un sinfín de emociones, de esas que no se explican más que con el brillo de los ojos; en la panza revoloteaban sensaciones varias, tantas que algunas no pudimos dormir… risas, pláticas, preguntas se escuchaban en las horas de la noche y madrugada, ya nos urgía que fueran las tres de la mañana para poder levantarnos y comenzar el viaje. Y como no queriendo la cosa, las horas pasaron hasta que llegó el momento del encuentro pa´ agarrar camino por las calles del pueblito San Cristobalense, asemejando la marcha de las mujeres que siguen caminando la vida. La luna, nuestra fiel compañera nos alumbraba hacia otra aventura más.

Un camión nos esperaba en una de las esquinas del mundo, el cual nos llevaría a un viaje por la memoria. Con el caminar de la luna, del sol entre cielos y montañas y muchas curvas,  llegamos a Palenque.

Tierras calurosas nos esperaban con su hermoso rio, con árboles que tocan el cielo, con el calor de la selva. Ahí también estaba el pasado, -nuestro pasado-, ese que de cierta forma se materializa entre pirámides, templos e historias; historias que nos cuentan los libros, -pero más importante aún-, la historia que la memoria colectiva nos cuenta, la que hace eco en los pensamientos de Yola, Lore, Herme, Juana, Chelita, Maricris, Roxana, Mica, Anita…

En un pedacito de tiempo, en un recoveco de la memoria, por un breve instante del tiempo sin tiempo, estábamos ahí, siendo pueblo, siendo artesanas, siendo agricultoras, siendo comunidad, junto con nuestras antepasadas, de esas de las que los libros no hablan, pero que la memoria cuenta. Y así entre suspiros, recuerdos, pensamientos y mucho calor, caminamos por el pasado, caminamos por el presente, encontrándo-nos, recordándo-nos, reconociéndo-nos; nos subimos a las pirámides, nos subimos a los templos, volamos con los pies y el recuerdo vivo de aquellas mujeres y hombres mayas, abuelas y abuelos que mucho dejaron en nuestra historia y en nuestra escencia. En el museo vimos más  cosas que nos asombraron, como la tumba de Pakal y algunas historias de la Reina Roja, vasijas, joyas, estelas, dibujos en piedra, vimos palabras que conocemos en nuestro idioma como el viento, hueso, cacao, árbol.

Salimos de aquél rincón del mundo y caminamos por las calles de Palenque, muchos pájaros se iban a dormir en pleno centro, y al mismo tiempo llegaba una marcha que decía ante todo “no al olvido” era 26 de enero, y aquellas personas recordaban la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa. Gritaban sí a la Memoria, sí a la justicia, sí a la vida digna, sí hasta encontrarlos. Aquellas personas marchando y recordando luchando nos hicieron pensar que el olvido es una forma de morir y a muchos poderosos les interesa que nosotras olvidemos.

Todo esto lo seguimos reflexionando en nuestro Encuentro, con los pensamientos frescos y el corazón emocionado platicamos más sobre la memoria como algo vivo que nos permite reflexionar el presente y construir el futuro. Empezamos a recordar sobre nuestro pasado cuando éramos más chiquitas, lo que nos gustaba y lo que no de ese entonces, lo que seguimos haciendo desde años en la casa, con la familia, en la comunidad. Qué es entonces la memoria nos preguntamos, por qué es importante recordar, quiénes eran aquellas y aquellos mayas de las pirámides, qué nos heredaron, quién escribe la historia de los pueblos.

Nuestro abuelito Eduardo Galeano nos hizo pensar que las historias del mundo muchas veces son de hombres, ricos y poderosos, blancos y militares, pero pocas historias hay de mujeres, de mujeres indígenas y campesinas como nosotras. Y entonces con estas reflexiones nos pusimos a escribir libros, nos pusimos a dibujar historias, nos imaginamos la vida de una mujer maya de aquella época, lo que hacía en su dia, lo que comía, lo que veía, los sueños que tenía, cómo era el amor de antes. También nos imaginamos cómo sería si de pronto ella viniera a nuestro presente, las cosas que le asombrarían de ahora, las cosas que le preguntaríamos de cómo eran aquellas mayas de hace muchos años.  En nuestros libros había mucho verde y mucho maíz, había trabajo con la tierra, había monos que eran amigos nuestros, había familias cariñosas, había amores varios, había encuentros, tristezas y muertes, y también resurección. Todas actuamos las historias con nuestros cuerpos mientras las palabras en tsotsil, tseltal y español salían de nuestras compañeras. Las historias están vivas, la memoria está viva, nos permite juntar el pasado, el presente y el futuro, y por eso es importante; la memoria tiene que ver con el recuerdo y aprendimos que recordar quiere decir “volver a pasar por el corazón”.

Volvimos a pasar por el corazón cosas que no sabíamos del todo, pero que tienen que ver con nosotras, que están en nuestra historia colectiva como pueblos mayas. Aquel pueblo antiguo no está muerto del todo, estamos nosotras como nietas y nietos, nosotras como mujeres del maíz de aquellla historia del Popol Vuh, nosotras en nuestra relación con la tierra y los alimentos que ella nos da, nosotras hoy comiendo mucho de lo que aquel pueblo comía, nosotras hablando un idioma maya, nosotras andando la vida sobre un territorio que es de nosotras, pero que también es de nuestras abuelas y abuelos.

De esos aprendizajes descubrimos un poquito de cómo las abuelas y abuelos medían el tiempo, que el día de nacer decía mucho de cómo somos en la vida por las energías del universo, y cada una de nosotras dibujó su nawal maya y nos volvimos a asombrar de que somos viento, carrizo, mono, perro, camino, red, pájaro, piedra. Porque al final de cuentas somos más de lo que nos dicen que somos.

Al día siguiente nos vivistaron unas amigas y un amigo de Casa de la Mujer Ixim Antsetik y del Salud y Desarrollo Comunitario AC; nos contaron de sus luchas y resistencias, del combate contra la palma africana y los megaproyectos, de las mujeres parteras, de los derechos de las mujeres a decidir sobre su cuerpo, de cómo se organizan, de cómo valoran los pueblos los saberes de abuelas y abuelos. Luego oímos la palabra de Leo, una mujer chol que nos inspira a caminar con la frente y el corazón en alto, una mujer que como nosotras vivía violencias muchas, pero que con pasión se ha convertido en una gran lideresa, que defiende su tierra, que defiende derechos, que llegó a ser agente comunitaria.

Salimos a conocer otro lugar y así como hay personas que luchan contra el olvido marchando, hay otras a las cuales visitamos en un albergue llamado Casa del CaminanteTatik Samuel Ruiz García, ellas nos recordaron que el trabajo cotidiano y la esperanza caminan muy juntitos. Nos transmitieron algo muy bonito que se llama solidaridad en un mundo donde las fronteras de unos pocos nos invitan al odio, ellas y ellos nos dicen que podemos irlas borrando de los mapas del mundo mientras en los corazones haya chispas de humanidad, ellas nos transmitieron cómo desde su trinchera y su andar cotidiano luchan compartiendo, acuerpando hermanas y hermanos migrantes de Centroamérica. A algunas se nos salieron lágrimas, a otras se nos contuvo en la garganta mientras pudimos compartirles quiénes éramos nosotras: mujeres que hemos migrado,  mujeres que agradecemos y bendecimos a otros albergues que reciben a nuestras familias en otras geografías. En ese diálogo de palabra, de miradas y sobretodo de corazón, pudimos agradecer cantando ¡Yo soy migrante y sigo adelante, porque somos caminantes, de esta tierra visitantes!…

Salimos conmovidas… de eso que tiene que ver con que se nos mueve el alma con la vida del otro  y la otra, y que nos recuerda que el caminar juntas es la mejor manera de andar la vida. Palabras sobre eso mismo nos compartió el Padre Beto, que nos contó cómo surgió el albergue, que nos compartió cómo son las luchas de los pueblos de esa región, que nos inspiró diciéndonos que deseaba  nuestros pasos fueran semillas para tierra fértil de donde surgiera la esperanza para construir un mundo más justo y digno.

Y así con el tiempo que empezó siendo uno, para convertirse en muchos, llegó el momento de la despedida, de cerrar nuestro octavo encuentro; nos acostamos como trenzas todas juntas en el suelo, respiramos y recordamos todo lo que habíamos vivido esos tres días, pensamos en alguien que ya no está con nosotras en este mundo material, pero que sabemos que está en lo que hacemos, en lo que decimos, pensamos en una persona a la que honramos y a la que dedicamos estos días. Le escribimos una carta, le contamos lo que nos había con-movido, lo que aprendimos, le contamos lo mucho que le extrañamos, pero sabiendo que ellos y ellas están vivos en nuestra memoria y por eso siguen estando de muchas maneras.

Salimos otra vez de madrugada hacia las tierras altas de este nuestro territorio chiapenco, con muchas reflexiones, con dudas y con muchas esperanzas; regresamos a nuestras comunidades, con nuestras familias para compartirles lo vivido, para seguir abriendo vereditas por las que seguir caminando. Nosostras mujeres mayas tsotsiles y tseltales queremos seguir volviendo a pasar por el corazón para no olvidar quiénes fuimos, para afirmar las mujeres que queremos seguir siendo y sobretodo construir con esperanza, alegría y dignidad las que queremos ser.

 

El régimen Trump más allá de la circo-política

“Me gusta provocar a mis adversarios para ver cómo reaccionan:
Si son débiles los aplasto y si son fuertes, negocio”
Libro: El Arte de Negociar (1987)
Donald Trump

 

I

En las últimas semanas ha estado en boca de todas las personas la palabra Tromp, o Trump, o Tramp, nos referimos familiar e irreverentemente ya a ese Donald, que no es el pato de las caricaturas (aunque en algo o mucho se parezcan ambos personajes); más aún, pareciera que actualmente poco importaran las palabras y la responsabilidad de asumirlas al decirlas. En sentido contrario, pareciera que las poblaciones migrantes ahora sí son importantes para nuestros políticos mexicanos después de años de olvido e ignominia.

Pero, ¿qué está sucediendo realmente en los últimos días con todo esto del nuevo presidente de Estados Unidos, cómo impacta a las personas y pueblos en México y la región, y cómo está cambiando la política migratoria de Estados Unidos y de México? Mucho escuchamos desde los medios de comunicación, a la vez que se dice poco desde los gobiernos nacionales, al contrario, es más lo que se oculta.

Foto: desinformemonos.org

Quisimos desde Voces Mesoamericanas y en nuestro caminar con los pueblos migrantes en el sur de México, escribir desde un día como hoy en que se están tomando decisiones importantes y están sucediendo muchas reacciones públicas y no tan públicas, y por eso queremos decir nuestro parecer; aún y con el riesgo que lo que digamos ahora rápidamente quede enterrado por las mareas que nos golpean, o quede desactualizado casi en el mismo momento en que lo estamos diciendo.

Con estas letras pretendemos sacar de las pantallas el reality show trumpeñista montado por los discursos oficiales y los medios de comunicación dominantes. Ambos presidentes se han encargado durante las últimas semanas de producir una circo-política, es decir, virtual, superficial, egocéntrica y falsa, en torno a las relaciones entre los dos países, pretendiendo “gobernar” mediante redes sociales, mensajes prefabricados y conferencias de prensa. Mientras tanto, en la vida real millones de personas están sufriendo los efectos de políticas migratorias que desdeñan la vida y la dignidad humana, tras un enfoque de seguridad nacional de corte militarista, racista y represor.

Por un lado, el nuevo presidente norteamericano Donald Trump ha iniciado una de las ofensivas más grandes y graves por las que México haya pasado en su historia reciente. Para Trump existen tres enemigos principales para los intereses de la nación que ahora gobierna: primero México, porque según él, la frontera que compartimos es la principal amenaza a la seguridad de la región; segundo China, por ser la segunda potencia económica mundial; y la tercera, es su grosera imprudencia, aunque tal parece que todavía no sabe de ese enemigo que carga consigo.

Sobre esto último, dejaremos al tiempo que haga su labor, para enfocarnos solamente en qué se ha hecho hasta hoy y cómo nos impacta en México, especialmente para las personas y pueblos migrantes. En México, tenemos a nuestros propios enemigos, a nuestra clase gobernante de los últimos años y quizá décadas, que ha provocado una amenaza aún mayor, la degradación institucional y la ilegitimidad democrática para conducir al país.

Quizá pocas personas creían que Donald Trump cumpliría a cabalidad las palabras y promesas desmedidas que decía antes de ganar las elecciones en su clásica arenga como candidato. Pero resulta que las pretende cumplir no sólo completas sino más rápido de lo imaginado. Como presidente de un país no podría reformar a su gusto ni en corto tiempo las leyes federales, en este caso las migratorias, por lo que su estrategia ha sido firmar lo que llaman “acciones u órdenes ejecutivas”, es decir, decretos que no necesitan de ninguna aprobación por parte del Congreso para hacerlas efectivas. Esta técnica la usó en distintas ocasiones el anterior presidente Obama, cuando el congreso norteamericano (de mayoría conservadora del Partido Republicano) le bloqueaba sus iniciativas. Pero esta vez Trump las está usando para imponer su voluntad, obedeciendo los intereses de las personas y grupos que lo llevaron al poder.

Y este es un primer punto de importancia, ¿quiénes están detrás del presidente Trump? Se trata de colectivos que conforman los poderes fácticos emergentes de Estados Unidos, por ejemplo: Dueños de corporaciones financieras como Goldman Sachs, donde seis altos cargos de esta corporación financiera están ahora en el gabinete de Trump, incluido el nuevo Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin. El director de la petrolera Exxon Mobile, Rex Tillerson, fue nombrado Secretario de Estado. Igualmente, el nuevo presidente norteamericano está históricamente ligado a grupos racistas antiinmigrantes, incluso se señala que el padre de Donald Trump fue arrestado en 1927 tras un operativo contra integrantes del grupo KuKuxKlan en Queens, Nueva York.

Foto: desinformemonos.org

En materia de acceso a la justicia y migraciones, nos preocupa que se apoya de personas de extrema derecha como el ex-senador por Alabama Jeff Sessions, quien fue nombrado Fiscal General de Estados Unidos, y que será quien decida en última instancia sobre muchos de los aspectos de los procesos migratorios que se promuevan para defender los derechos de las personas que lleguen a Estados Unidos, migrantes y personas refugiadas.

También en materia migratoria, el general John Kelly fue nombrado Secretario de Seguridad Interna, quien ha asegurado -contra múltiples evidencias- que en la prisión de Guantánamo no se violan los derechos humanos, y en los últimos años ha capacitado a agentes de inteligencia y seguridad para los gobiernos en América Latina.

Asimismo, como segundo a cargo de la seguridad interna, como dirigente de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su siglas en inglés) se espera que nombre a Kris Kobach, quien ha promovido desde Arizona y su famosa ley 1070, una política migratoria que la llama de “auto-deportación”, que consiste en negar el acceso a servicios públicos y apoyos económicos a las personas migrantes en el país para que se vayan por necesidad (lo que recuerda a la técnica militar de la dictadura guatemalteca llamada “quitarle el agua al pez” usada contra los pueblos víctimas del genocidio).

Ahora bien, ¿qué implican estas Acciones Ejecutivas de Trump firmadas el pasado 25 de enero? Con esta nueva política migratoria norteamericana se recuerdan las expresiones más racistas y xenófobas de la era del ex-presidente George Bush entre 2001 y 2009; sin embargo, no podemos olvidar que Barack Obama (2009-2017) fue el presidente norteamericano que más migrantes expulsó del país, por lo que se ha ganado el apodo de “el deportador en jefe”. Y es en sentido que Trump ha formulado su política migratoria: como una combinación de las agresivas redadas contra migrantes de Bush, con la deportación masiva de personas de Obama. Sólo algunos de los puntos más importantes de estas órdenes ejecutivas son:

  • Ampliar el uso y construir más centros privados de detención de migrantes.
  • Mantener a las personas en detención durante todo el proceso migratorio, y de solicitud de refugio en su caso.
  • Elevar los estándares y criterios de “temor creíble”, para que una persona pueda ser reconocida como refugiada en Estados Unidos.
  • Aumentar en más de cinco mil los agentes de la patrulla fronteriza, y en diez mil los agentes de ICE.
  • Autorizar la deportación de personas en la frontera con México hacia México solamente, independientemente de su nacionalidad.
  • Considerar como “migrante criminal” (de acuerdo a su lenguaje), a toda persona arrestada por la policía con estancia irregular en Estados Unidos, sin importar los cargos, pruebas, ni si fue condenado por alguna autoridad jurisdiccional.
  • Pretenden eliminar las “ciudades o estados santuario” (gobiernos locales y estatales aliados con otros actores sociales para proteger a migrantes, como Nueva York, California, Chicago, Boston, Atlanta, entre otras), mediante sanciones y bloqueos económicos y administrativos.
  • Eliminación de la “Consideración de Acción Diferida para Llegados en la Infancia” (DACA), para nuevos solicitantes y renovaciones. Aunque no se explica si revocarán las ya otorgadas.
  • Cancelación de los programas de protección temporal para nacionales de Centroamérica.
  • Reforzamiento tecnológico, de infraestructura y militar en la frontera con México.
  • Y… el famoso “Muro Trump”, en los poco más de dos mil kilómetros que faltan por levantar. Teniendo un costo aproximado de 20 a 25 mil millones de dólares.

No obstante, para que estas Acciones Ejecutivas en materia migratoria tengan aplicación plena, todavía tendrán que sortear varios obstáculos, entre ellos podemos señalar: 1) Muchas de estas acciones son muy costosas, por lo que requieren aprobación del Senado norteamericano para la asignación de fondos extraordinarios; 2) varias de estas acciones serán impugnadas legalmente por ciudadanos y autoridades locales, haciendo valer su inconstitucionalidad; 3) el sistema federal en Estados Unidos es muy sólido, por lo que con base en las facultades legales y administrativas de los estados opositores a Trump podrán aplicar medidas y políticas para revertir los efectos de estas Acciones Ejecutivas, beneficiando a la población migrante al interior de Estados Unidos; 4) conforme se radicalice la postura política e ideológica de Trump, la comunidad internacional, organismos internacionales y otras potencias mundiales tendrán que expresar con mayor vehemencia su rechazo a la discriminación, xenofobia y violencia que generan sus discursos expresados y políticas implementadas, hasta quizá encontrarse con un “muro” diplomático más férreo del que él pretende construir en la frontera con México; 5) la recomposición comercial, fiscal y económica global que pretende imponer a partir del aislacionismo y proteccionismo norteamericano, al mismo tiempo de ir en contra de las tendencias de la globalización económica, trastocando otros intereses comerciales y financieros, podría verse condicionadoa su vez, a un respeto mínimo en materia de derechos humanos.

III

Mucho más se puede –y debe- decir y explicar para tratar de entender lo que sucede en la cabeza y corazón del “aprendiz de dictador” (como lo define el columnista Federico Arreola), pero es quizá más importante que hablemos en México sobre lo que está sucediendo y cómo está reaccionando el (des)gobierno de Enrique Peña Nieto, y qué podemos hacer desde otros espacios sociales y civiles. ¿Cómo nos toca reaccionar y posicionarnos frente a esta afrenta, violencia y guerra desatada por Trump contra México, los/as mexicanos/as, y todas las personas migrantes en el mundo, a nivel de discriminación, racismo e identidad, además de la diplomática y la económica?

El actual régimen priísta del 2012 a la fecha acumula una debilidad y una vulnerabilidad institucionales, acumuladas de décadas anteriores, pero profundizadas gravemente por la mediocridad, corrupción e ineptitud propias de Enrique Peña Nieto y su gabinete. Esta coyuntura, más allá de Trump, es el reflejo de los problemas estructurales de México; de su política económica y diplomática impulsada a partir de los intentos neoliberales por entregarse al norte y traicionar al sur; es decir, por generar una relación de dependencia y sumisión ante Estados Unidos, y relaciones distanciadas y de falsa soberbia hacia la comunidad latinoamericana.

Estudiantes protestan contra veto de Trump en la Universidad de Columbia. Foto: AP / Frank Franklin II

El famoso muro de Trump, y de esta falsa disputa diplomática sobre cuál país lo pagará, representa tan solo una pantalla de los discursos oficiales. Dicho sea de paso, existe la sospecha que el dinero finalmente saldrá de condicionar y re-direccionar los fondos de cooperación militar y económica de Estados a México, por ejemplo de la Iniciativa Mérida, o bien, del impuesto fronterizo a las importaciones provenientes de México.

De fondo, este nuevo panorama es mucho más profundo. Lo que está en juego hoy día son los principios éticos y políticos que configuran identidades nacionales, así como el rumbo de la economía regional. Y más importante aún, en medio queda la reconfiguración de las políticas migratorias que afectan a la vida, la integridad y el futuro de millones de personas migrantes latinoamericanas en Estados Unidos, en tránsito, en desplazamiento y retornadas forzadamente.

El anuncio de Enrique Peña Nieto de no asistir a su reunión con Donald Trump, después de que este último le desairara su visita -vía twitter-, es más un acto de imagen que de dignidad. Cuando no se tiene otra opción más que una sola respuesta, en realidad no se está tomando siquiera una decisión. La decisión pública de Peña esconde oscuros secretos. El pasado 25 de enero, exactamente al mismo tiempo en que Trump daba su conferencia de prensa, Luis Videgaray Secretario de Relaciones Exteriores, e Ildefonso Guajardo de la Secretario de Economía, sostenían amplias reuniones con el gabinete de Trump al interior de la Casa Blanca; del encuentro no dieron declaraciones, ni explicaciones públicas ambos gobiernos. Para el día 27 de enero por la mañana, un día después de cancelar la reunión presencial, Trump y Peña sostienen al menos una extensa llamada telefónica. De tal modo, evitaron “la foto” para salvar su imagen, pero sin dañar sus intereses: es esta la política de Estado en México, no nos sorprendamos.

Además, altos funcionarios del equipo de Videgaray dieron a conocer en una entrevista anónima que iban a los Estados Unidos con el cometido de jugar sobre la mesa en las negociaciones por el Tratado de Libre Comercio (TLC), usando a la política migratoria mexicana como ficha de cambio; es decir, a cambio de lograr alguna negociación posible en materia de comercio exterior, México ofreció a Estados Unidos mayor control y presencia en la frontera sur de México, con Belice y Guatemala.

Otra pieza de cambio, por la que el gobierno de México queda amarrado a Trump, que resulta inconfesable pero burdamente evidente, es en materia de impunidad y corrupción. Peña Nieto, cuyo régimen y equipo de trabajo se revela como el más corrupto (si cabe) de los últimos tiempos, tiene que asegurar desde ahora una transacción electoral de continuidad en el poder para el establishment mexicano; es decir, conservar el oligopolio político PRI-PAN de cara a las elecciones presidenciales del 2018. Peña puede ofrecer mantener la línea dura neoliberal en materia económica que siga entregando los recursos y riquezas mexicanos a Estados Unidos, necesitando su apoyo político en las próximas campañas; a cambio, Peña suplica la protección del gobierno de Trump por no investigar a fondo, dar a conocer y perseguir los multimillonarios actos de corrupción cometidos contra el pueblo de México y las finanzas públicas del país de los últimos años por parte de él, su familia y equipo más cercano; tal como Estados Unidos lo hiciera en los últimos años en países como Guatemala, donde esta cooperación en materia de justicia llevó a la cárcel al entonces presidente Otto Pérez Molina, a muchos congresistas y empresarios guatemaltecos. Tal parece que es ésta la débil visión de ganar-ganar de Peña: “aplastar” al país con supuesta dignidad, para la preservación de sus intereses particulares. Como vemos, Trump y Peña comparten un mismo lenguaje.

“Los musulmanes son bienvenidos”, dice una manifestante en el aeropuerto de San Francisco. Foto: AP / Marcio Jose Sanchez

Finalmente, el Senado de la República, mediante un grupo de siete senadores del PAN, PRI y PRD, promueven flamantemente “La Operación Monarca: por la armonía entre naciones”. Aprovechando la otra coyuntura del “gazolinazo” (tecnocráticamente llamado como “ajustes del precio de los combustibles al mercado internacional”, producto de la Reforma Energética) y el “ahorro” anunciado tras los “recortes” del gasto público, anuncian que quieren hacer uso de mil millones de pesos para apoyar a connacionales en Estados Unidos. Sin embargo, la iniciativa promueve, entre otros aspectos: entregar fondos extraordinarios al Instituto Nacional de Migración y a los 50 consulados mexicanos en Estados Unidos, para gastos en abogados e intérpretes; anuncian facilidades para tramitar actas de nacimiento, CURP y certificados oficiales, cuando estas reformas ya habían sido anunciadas semanas anteriores de forma ajena a esta coyuntura; cápsulas de promoción y comunicación del Senado anunciando su apoyo a la población retornada; y la creación de una “empresa” para facilitar los costos de envío de Estados Unidos a México.

Este tipo de medidas por parte del Senado resulta una tomada de pelo tomando en cuenta la grave vulnerabilidad en que se encuentra gran parte de la población mexicana y latina en Estados Unidos; reacciones políticas ante las cuales no permiten las condiciones (nuevamente) para un diálogo sincero y verdaderamente benéfico entre sociedad civil y gobierno.

En lugar de estas expresiones humillantes y violentas, de estos discursos hipócritas y de tantas palabras escondidas, una verdadera y empoderada política de Estado plantearía el retiro inmediato de Estados Unidos por parte del equipo cercano a la presidencia para en verdad suspender toda negociación y diálogo, amagar con el rompimiento de relaciones diplomáticas; y en materia comercial, en contacto con el gobierno de Canadá, México podría acogerse unilateralmente a las tasas arancelarias de la Organización Mundial de Comercio, como fundamento supletorio a la vigencia del TLC, al mismo tiempo de recomponer la relación política y comercial de México con los países de Centroamérica y del Cono Sur.

IV

Ante todo esto, ¿entonces qué podemos hacer desde la sociedad civil organizada y no organizada? En el horizonte se dibujan nubarrones turbulentos, no hay salida fácil y no se avizora que la tormenta Trump sea ni pasajera ni anecdótica. Toca fondo en la crisis civilizatoria a la que el neoliberalismo ha orillado al mundo, la xenofobia puede ser el abismo más cercano que enfrente la humanidad, y no sólo en Estados Unidos sino en otras partes del mundo. De este lado, la sociedad y el régimen mexicano son casi igualmente discriminatorios respecto de otras identidades culturales y pueblos dentro y fuera del país. ¿Acaso podemos descartar que si Trump fuese mexicano, también hubiera ganado las elecciones en 2018?

A las personas en México y las mexicanas donde sea, nos toca más que nunca –como si no fuese siempre una obligación ética- mirar hacia el sur: reconstruir un hermanamiento institucional impulsado por los movimientos sociales hacia el reencuentro de nuestra legítima identidad latinoamericana. No podemos permitir que los gobiernos de ambos países negocien a espaldas de su pueblo; partiendo de una auténtica autocrítica como sociedad y como colectivos, y recordando que las acciones individuales no bastan para encontrar soluciones de fondo, la crítica abierta, la denuncia estratégica y la movilización masiva serán ingredientes fundamentales para la defensa de nuestro porvenir colectivo.

Nuestras anteriores estrategias de lucha se hicieron obsoletas de un día para otro: no queda más que reinventar el modelo de sociedad que queremos y el mundo en que queremos vivir, así como las maneras y vías para lograrlo; para ello el punto de partida será el compartir nuestras visiones y hermanarnos con nuestra diversidad de miradas. Esta coyuntura es espacio y oportunidad para que desde abajo prohibamos al gobierno su política migratoria de los últimos años y su política económica de las últimas décadas.

Es hoy un momento histórico -además de histérico-; el presente es tierra fértil para la germinación de racionalidades alternativas a las hegemónicas, donde la palabra sincera, sensible y empática sea más que un eco, y transforme esta realidad que nos oprime, que nos libere de nuestra propia vergüenza. Es ocasión para la inclusión social y la creatividad colectiva, a partir de revalorar el poder de la palabra y la sutileza de nuestra acción.

Enrique Vidal Olascoaga
Programa de Defensoría y Protección de Derechos de Migrantes
Voces Mesoamericanas, Acción con Pueblos Migrantes, A.C.
vidal@vocesmesoamericanas.org

Condenamos la violencia e impunidad contra personas defensoras de DDHH; es deber del Estado garantizar derechos

  • Exigimos atacar las causas estructurales para proteger a las personas defensoras de la corrupción e impunidad.
  • Instamos al Estado mexicano a cumplir las recomendaciones del Relator Especial de la ONU sobre la situación de las y los defensores de DDHH.
  • Deploramos el asesinato de Isidro Baldenegro que sucedió al inicio de la visita del Relator, el cual resulta un caso emblemático.

 

Isidro Baldenegro, defensor del medio ambiente asesinado el 15 de enero. Foto: colimamedios.com

Ciudad de México, 25 de enero de 2017. En el contexto de la visitaoficial del Sr. Michel Forst, Relator Especial de la ONU para la situación de defensores y defensoras de derechos humanos, las organizaciones de la sociedad civil expresamos un enérgico ¡Ya Basta! de violencia cometida contra personas defensoras de derechos humanos y periodistas, por parte de actores estatales y de otro tipo. Especialmente grave resulta el asesinato del defensor Isidro Baldenegro, -Premio Goldman- justo cuando la visita oficial daba inicio.

 

Michel Forst, Relator Especial de la Organización de las Naciones Unidas. Foto: Red TDT

Desde la Sociedad Civil saludamos esta importante visita, así como la disposición del Relator Forst para reunirse con una amplia diversidad de personas defensoras, tanto en la Ciudad de México como en Chihuahua, Guerrero, Oaxaca y el Estado de México. Recordamos que, en el contexto de la Declaración sobre las personas defensoras de derechos humanos de la ONU, es responsabilidad estatal garantizar el derecho a defender derechos humanos.

Cabe destacar que ante el Relator, expresamos las dificultades y los obstáculos que enfrentamos personas, organizaciones y periodistas para desarrollar nuestra labor. Ante ello, resulta indispensable que el Estado mexicano se comprometa a cumplir las recomendaciones del relator Forst, de las cuales destacamos los siguientes aspectos:

 

  • Investigar y castigar las violaciones a los derechos humanos, violencia y amenazas cometidas contra personas defensoras de derechos humanos, en el sentido de que policías de todos los niveles, militares y marinos forman parte de quienes les agreden. Es imprescindible garantizar medidas de reparación y no repetición.
  • Fortalecer el Estado de Derecho en el país, combatiendo la corrupción e impunidad que involucra tanto a agentes del Estado, empresas, grupos religiosos hegemónicos y miembros del crimen organizado, mismas que derivan en la violencia contra personas defensoras.
  • Cumplir las recomendaciones de las instancias de DH internacionales para retirar al Ejército de las funciones de seguridad pública y evitar con ello las graves violaciones a los derechos humanos que han ocurrido en los últimos años.
  • Emprender una política de reconocimiento a las personas defensoras, a la labor de defensa de los derechos humanos y a la libertad de opinión y expresión, evitando y condenando su desacreditación pública,
  • Cumplir plenamente con las recomendaciones de los organismos internacionales en materia de derechos humanos.
  • Garantizar la inclusión de las personas defensoras en los proyectos legislativos relacionados con tortura, desaparición y seguridad interior.
  • Evitar la presentación y aprobación de leyes restrictivas de los derechos, especialmente de la libertad de expresión y de asociación sindical, así como el uso de definiciones ambiguas que criminalizan, como “ataques a la paz pública”.
  • Demostrar su voluntad política mejorando el funcionamiento, fortaleciendo la solidez institucional e incrementando la participación de la sociedad civil en el Mecanismo de Protección para Defensores de Derechos Humanos y Periodistas.
  • Integrar un enfoque multicultural y colectivo para el Mecanismo en términos de la atención y protección que ofrece, así como de los análisis de riesgo para comunidades indígenas, ya que los enfoques rurales y remotos requieren un enfoque diferente al urbano.
  • Adoptar políticas específicas de protección a personas y colectividades defensoras indígenas, mujeres, desplazadas y LGBTI.
  • Mejorar el trabajo de los Organismos Públicos de Derechos Humanos y su participación en la protección de las personas defensoras.
  • Incorporar en el Plan Nacional de Acción sobre Empresas y Derechos Humanos un sólido componente sobre la responsabilidad de las empresas; sobre la consulta y decisión de las comunidades; así como que se incluya a las y los defensores en las decisiones y el diseño, implementación, monitoreo y evaluación de los proyectos.
  • Asegurar procesos de consulta significativos sobre aquellos proyectos que puedan afectar los derechos de los pueblos indígenas.
  • Asegurar que las y los inversionistas y las empresas cumplen con sus responsabilidades en materia de derechos humanos y que se sancionan a las empresas asociadas con violaciones contra los defensores, tanto en el país como en el extranjero.

Consideramos que para que dichas recomendaciones sean cumplidas, se requiere una participación activa de la Sociedad. En un contexto de violencia, impunidad y corrupción generalizada, en donde las respuestas por parte de los actores estatales resultan ineficaces e insuficientes, y sólo incorporando a las y los agraviados se logrará conseguir avances.

Finalmente, exigimos al Estado mexicano que renueve la invitación al relator, ya que él mismo solicitó dar seguimiento al cumplimiento de las recomendaciones.

Atentamente

Organizaciones

  1. Acción Urgente para Defensores de los Derechos Humanos (ACUDDEH)
  2. Agenda LGBT
  3. Albergue Tochan
  4. Article 19
  5. Asistencia Legal por los Derechos Humanos (ASILEGAL)
  6. Asociación Jalisciense de Apoyo a los Grupos Indígenas (AJAGI)
  7. Cauce Ciudadano
  8. Centro de Apoyo a las Identidades Trans A.C.
  9. Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan
  10. Centro de Derechos Humanos de las Mujeres. (CEDEHM)
  11. Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa
  12. Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba)
  13. Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria
  14. Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova
  15. Centro de Derechos Humanos Juan Gerardi
  16. Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez A.C. (Centro Prodh)
  17. Centro de Derechos Humanos Paso del Norte
  18. Centro de Derechos Humanos Toaltepeyolo
  19. Centro Fray Julián Garcés Derechos Humanos y Desarrollo Local
  20. Centro Regional de Defensa de los Derechos Humanos José María Morelos y Pavón.
  21. CIC-Propuesta Cívica
  22. Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (CADHAC)
  23. Coalición Indígena de Migrantes de Chiapas (CIMICH)
  24. Colectiva de Mujeres de la CIudad de México
  25. Colectivo Contra la Tortura y la Impunidad
  26. Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos
  27. Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos
  28. Comité Cerezo México
  29. Comité de Defensa Integral de Derechos Humanos Gobixha
  30. Comité de Defensa Integral de Derechos Humanos Gobixha
  31. Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos “Hasta Encontrarlos”
  32. Comite de Solidaridad y DH Monseñor Romero
  33. Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC)
  34. Comunidad Magdala
  35. Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho
  36. i(dh)eas, Litigio Estratégico en Derechos Humanos
  37. Indignación, Promoción y Defensa de los Derechos Humanos
  38. Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia
  39. Letra S, Sida, Cultura y Vida Cotidiana
  40. Oficina de Defensoría de los Derechos de la Infancia
  41. Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, A.C. (ProDESC)
  42. Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER)
  43. Red Retoño para la prevención social de la delincuencia
  44. Resonar
  45. Servicios y Asesoría para la Paz (SERAPAZ)
  46. SMR; Scalabrinianas Misión con Migrantes y Refugiados
  47. Tequio Jurídico

Redes

Espacio OSC Para la Protección de Personas Defensoras y Periodistas

Las organizaciones del Espacio_OSC que firman el comunicado son: Acción Urgente para Defensores de los Derechos Humanos (ACUDDEH); ARTICLE 19; Asociación Mundial de Radios Comunitarias, México (AMARC­Mx); Casa de los Derechos de Periodistas A.C.; Casa del Migrante Saltillo; Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA); Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan; Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh); Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero (CDHZL); Centro de Investigación y Capacitación Propuesta Cívica A.C. (CIC-PC); Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos); Comité Cerezo México; Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH); Comunicación e Información de la Mujer A.C. (CIMAC); Instituto Mexicano Derechos Humanos y Democracia (IMDHD); JASS Asociadas por lo Justo; Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todas y Todos (RedTDT); Reporteros sin Fronteras; SMR: Scalabrinianas, Misión con Migrantes y Refugiados; Servicios y Asesoría para la Paz (Serapaz). Acompañado por las Brigadas Internacionales de Paz (PBI).

Frente por la Libertad de Expresión y la Protesta Social:

ARTICLE 19 Oficina para México y Centroamérica, Centro de Derechos Humanos “Fray Francisco de Vitoria OP”, A.C., Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, A.C., Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo CEPAD, A.C., Colectivo de Abogadas y Abogados Solidarios CAUSA, Espacio Libre e Independiente Marabunta A.C., Fundar Centro de Análisis e Investigación, A.C., Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, A.C., Centro de Investigación y Capacitación Propuesta Cívica, A.C., Servicios y Asesoría para la Paz, A.C., Red de Organismos Civiles “Todos los Derechos para Todas y Todos”, A.C., Resonar.

Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos
“Todos los Derechos para Todas y Todos”
(conformada por 80 organizaciones en 21 estados de la República mexicana):

Agenda LGBT (Estado de México); Alianza Sierra Madre, A.C. (Chihuahua); Asistencia Legal por los Derechos Humanos, A.C. (AsiLegal) (Ciudad de México); Asociación Jalisciense de Apoyo a los Grupos Indígenas, A.C. (AJAGI) (Guadalajara, Jal.); Bowerasa, A.C. “Haciendo Camino” (Chihuahua, Chih.); Casa del Migrante Saltillo (Saltillo, Coah.); Católicas por el Derecho a Decidir, A.C. (Ciudad de México); Centro “Fray Julián Garcés” Derechos Humanos y Desarrollo Local, A. C. (Tlaxcala, Tlax.); Centro de Apoyo al Trabajador, A.C. (CAT) (Ciudad de México); Centro de Derechos Humanos “Don Sergio” (Jiutepec, Mor.); Centro de Derechos Humanos “Fray Bartolomé de Las Casas”, A. C. (San Cristóbal de Las Casas, Chis); Centro de Derechos Humanos “Fray Francisco de Vitoria O.P.”, A. C. (Ciudad de México); Centro de Derechos Humanos “Fray Matías de Córdova”, A.C. (Tapachula, Chis.); Centro de Derechos Humanos “Juan Gerardi”, A. C. (Torreón, Coah.); Centro de Derechos Humanos “Miguel Agustín Pro Juárez”, A. C. (Ciudad de México); Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan, A. C. (Tlapa, Gro.); Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (Chihuahua); Centro de Derechos Humanos de los Pueblos del Sur de Veracruz “Bety Cariño”, A.C. (Tatahuicapan de Juárez, Ver.); Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa, A.C (Tonalá, Chis.); Centro de Derechos Humanos Paso del Norte (Cd. Juárez, Chih.); Centro de Derechos Humanos Toaltepeyolo (Orizaba, Veracruz); Centro de Derechos Humanos Victoria Diez, A.C. (León, Gto.); Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero (CDHZL) (Estado de México); Centro de Derechos Indígenas “Flor y Canto”, A. C. (Oaxaca, Oax.); Centro de Derechos Indígenas A. C. (Bachajón, Chis.); Centro de Investigación y Capacitación Propuesta Cívica A. C. (Propuesta Cívica) (Ciudad de México); Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo, A. C. (CEPAD) (Guadalajara, Jal.); Centro de los Derechos del Migrante (Ciudad de México); Centro de Reflexión y Acción Laboral (CEREAL-DF) (Ciudad de México); Centro de Reflexión y Acción Laboral (CEREAL-Guadalajara) (Guadalajara, Jal.); Centro Diocesano para los Derechos Humanos “Fray Juan de Larios”, A.C. (Saltillo, Coah.); Centro Juvenil Generando Dignidad (Comalcalco, Tabasco); Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) (Ciudad de México); Centro Mujeres (La Paz, BCS.); Centro Regional de Defensa de DDHH José María Morelos y Pavón, A.C. (Chilapa, Gro.); Centro Regional de Derechos Humanos “Bartolomé Carrasco”, A.C. (BARCA) (Oaxaca, Oax.); Ciencia Social Alternativa, A.C. KOOKAY (Mérida, Yuc.); Ciudadanía Lagunera por los Derechos Humanos, A.C. (CILADHAC) (Torreón, Coah.); Colectivo contra la Tortura y la Impunidad (CCTI) (Ciudad de México); Colectivo Educación para la Paz y los Derechos Humanos, A.C. (CEPAZDH) (San Cristóbal de Las Casas, Chis.); Comisión de Derechos Humanos y Laborales del Valle de Tehuacán, A.C. (Tehuacán, Pue.); Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos, A.C. (COSYDDHAC) (Chihuahua, Chih.); Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos, A. C. (CIDHMOR) (Cuernavaca, Mor.); Comisión Regional de Derechos Humanos “Mahatma Gandhi”, A. C. (Tuxtepec, Oax.); Comité Cerezo (Ciudad de México); Comité Cristiano de Solidaridad Monseñor Romero (Ciudad de México); Comité de Defensa de las Libertades Indígenas (Palenque, Chis.); Comité de Defensa Integral de Derechos Humanos Gobixha A.C. (CODIGODH) (Oaxaca, Oax.); Comité de Derechos Humanos “Fr. Pedro Lorenzo de la Nada”, A. C. (Ocosingo, Chis.); Comité de Derechos Humanos “Sierra Norte de Veracruz”, A. C. (Huayacocotla, Ver.); Comité de Derechos Humanos Ajusco (Ciudad de México); Comité de Derechos Humanos de Colima, A. C. (Colima, Col.); Comité de Derechos Humanos de Comalcalco, A. C. (CODEHUCO) (Comalcalco, Tab); Comité de Derechos Humanos de Tabasco, A. C. (CODEHUTAB) (Villahermosa, Tab); Comité de Derechos Humanos y Orientación Miguel Hidalgo, A. C. (Dolores Hidalgo, Gto.); Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos “Hasta Encontrarlos”(Ciudad de México); Comité Sergio Méndez Arceo Pro Derechos Humanos de Tulancingo, Hgo A.C. (Tulancingo, Hgo.); Consultoría Técnica Comunitaria AC (CONTEC) (Chihuahua); El Caracol, A.C (Ciudad de México); Estancia del Migrante González y Martínez, A.C. (Querétaro, Qro.); Frente Cívico Sinaloense. Secretaría de Derechos Humanos (Culiacán, Sin.); Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho (Ciudad de México); Indignación, A. C. Promoción y Defensa de los Derechos Humanos (Mérida, Yuc.); Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuria, S.J. Universidad Iberoamericana- Puebla (Puebla, Pue.); Instituto Guerrerense de Derechos Humanos, A. C. (Chilpancingo, Gro.); Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia (Ciudad de México); Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario, A. C. (IMDEC) (Guadalajara, Jal.); Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente. Programa Institucional de Derechos Humanos y Paz (Guadalajara, Jal.); Justicia, Derechos Humanos y Género, A.C. (Ciudad de México); La 72, Hogar-Refugio para Personas Migrantes (La 72) (Tenosique, Tabasco); Mujeres Indígenas por la Conservación, Investigación y Aprovechamiento de los Recursos Naturales, A. C. (CIARENA) (Oaxaca); Oficina de Defensoría de los Derechos de la Infancia A.C. (ODI) (Ciudad de México), Programa Universitario de Derechos Humanos. UIA –León (León, Gto.); Promoción de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PRODESCAC) (Estado de México); Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ProDESC) (Ciudad de México); Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER) (Ciudad de México); Respuesta Alternativa, A. C. Servicio de Derechos Humanos y Desarrollo Comunitario (San Luis Potosí); Servicio, Paz y Justicia de Tabasco, A.C. (SERPATAB) (Villahermosa, Tab.); Servicios de Inclusión Integral, A.C. (SEIINAC) (Pachuca, Hgo.); Tequio Jurídico A.C. (Oaxaca, Oax.); Voces Mesoamericanas, Acción con Pueblos Migrantes AC (San Cristóbal de las Casas, Chiapas).

Personas

Carolina Pimentel
Consuelo Morales E.
Nestora Salgado

Situación macro sobre los DDHH y migraciones en México durante 2016

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, enero 2017.

Voces Mesoamericanas, Acción con Pueblos Migrantes

 

Durante el año 2016 en México pudimos observar que en materia migratoria el gobierno federal ha radicalizado una política gubernamental y una práctica institucional en las que por un lado se discrimina y criminaliza de facto los flujos migratorios bajo un enfoque de seguridad nacional que continúa endureciendo; por otro lado, bajo estos contextos institucionales se invisibilizan y se ignoran las condiciones y vulnerabilidades de la población mexicana en migración interna y transnacional.

La corrupción generalizada y la impunidad endémica en todos los niveles de gobierno se han profundizado, dejando un vacío estructural y sistémico en cuanto al acceso a la justicia. Situación que se ha hecho más evidente para la población migrante interna y trasnacional en el país, así como para investigar graves violaciones a derechos humanos, tales como las ejecuciones extrajudiciales, desaparición y desaparición forzada, y tortura, entre otros. A manera de ejemplo, la entrada en funciones durante el primer trimestre del año de la Unidad Especial de Atención para Personas Migrantes de la PGR ha significado un nulo avance para el acceso a la justicia, de acuerdo a una serie de casos a los que hemos tenido acceso en su acompañamiento.

En materia migratoria y derechos humanos cabe señalar que de acuerdo a cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) el pasado 12 de diciembre de 2016, durante el año 2015 el Instituto Nacional de Migración (INM) fue la segunda autoridad con más denuncias por violaciones a derechos humanos, con 2,253 denuncias, sólo por detrás del Instituto Mexicano del Seguro Social (dependencia de gobierno que atiende a millones de personas al año, por lo que en proporción a la población atendida por autoridad, en el caso del INM es mucho mayor).

Sobre la violencia en el país, los delitos graves como asesinato (principalmente por disputas territoriales y ajustes de cuentas por parte del crimen organizado), secuestros masivos, trata de personas, extorsión, y otros, han ido en aumento. El Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), al cierre de noviembre reportó 18 mil 915 homicidios dolosos en 2016. Esto lo convierte en el año más violento del actual sexenio y en el segundo peor de la década, lo anterior pese haber anunciado el presidente Enrique Peña Nieto un supuesto cambio en dicha estrategia. En cuanto a desapariciones, el Registro Nacional de Personas Desaparecidas (RNPD) contaba hasta octubre último con 28 mil 938 casos en instancias del fuero común, y 967 en el federal, de los cuales cerca de doce mil quinientos casos han ocurrido durante el actual régimen (45%). Los secuestros masivos y las extorsiones son los delitos más graves y los más denunciados respectivamente por la población migrante en México.

FOTO: Patricia Morales/cuartoscuro.com

De igual forma, las cifras de feminicidio, violencia sexual, trata, acoso público y falta de debida diligencia en la denuncia de violencia familiar han ido a la alza año con año, afectando a mujeres, niñas y población de la diversidad sexual; así, para el estado de Chiapas, en 2014 el gobierno federal rechazó emitir la Declaratoria por Alerta de Violencia de Género (AVG) en la entidad, y tras un amparo promovido por organizaciones feministas el 18 de noviembre de 2016 se decretó la AVG pero únicamente para 7 de los 122 municipios del estado, por lo que la misma fue criticada al ser incompleta, discriminatoria e insuficiente al no reconocer que el carácter sistémico y generalizado de violencias contras las mujeres, marcado por altos niveles de impunidad y permisividad social. Respecto al delito de trata, en el cual una gran parte de las víctimas son migrantes internas y transnacionales, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reconoce que en un 93% de los casos son mujeres, y 26% menores de edad.

Vinculando el tema de la violencia generalizada en el país y las poblaciones migrantes, de acuerdo a cifras dadas a conocer por Médicos sin Fronteras, 82% de los migrantes que llegan al centro del país manifestaron en los últimos dos años haber sido víctimas de algún delito, y 68.3% nada más en Chiapas y Tabasco, lo que se traduce en un 18,6% más con respecto al año 2014, en que se inició el Programa Integral para la Frontera Sur por parte del gobierno federal.

El contexto nacional es a todas luces cada vez más desfavorable en materia de derechos humanos, y para la población migrante en particular. Las cifras y los elementos antes señalados son solamente algunos ejemplos de esta esperpéntica crisis que nos aqueja. Sin embargo, es aún más preocupante que se trata de una crisis sistemática, generalizada, endémica y estructural (tal como ha sido reconocido por la misma Comisión Interamericana de Derechos Humanos en su Informe sobre la situación de derechos humanos México publicado el 31 de diciembre de 2015), por lo que estos contextos de violencia extrema, corrupción e impunidad se deben a patrones y tendencias políticas, institucionales y sociales que no son en absoluto coyunturales ni esporádicas, previendo que continúen en mayor o menor medida durante los siguientes años.

De igual forma, hemos constatado las formas en que el crimen organizado goza de mayor control territorial en el sur del país, incrementándose en particular el “negocio” de la trata de personas y tráfico de migrantes en los últimos cuatro años, en clara connivencia, sino participación, por parte de autoridades de los tres niveles de gobierno. Otro aspecto relacionado al crimen organizado, es el reclutamiento forzado de migrantes internos y transnacionales para integrarse al circuito de actividades delictivas y como parte de sus grupos armados. En cuanto al desplazamiento forzado interno, se calcula que en los últimos años ha ido en aumento; de acuerdo a la CNDH habría más de 280 mil personas mexicanas desplazadas internas, sin embargo de acuerdo a cálculos académicos (ITAM, 2013) podría ascender a cerca de 1.6 millones de desplazamientos, debido a la autocensura por parte de las entidades federativas. Resaltando entre las causas, entre otros, a la violencia del crimen organizado, la intolerancia religiosa, el despojo de tierras a comunidades indígenas, así como por factores climáticos, de acuerdo al Relator de la ONU sobre Desplazamientos Internos.

En materia económica y de desarrollo, la falta de empleos, la pérdida del poder adquisitivo y la depreciación de la moneda han provocado en la región sur-sureste de México un aumento en los flujos de migración y desplazamiento interno hacia el centro y norte del país, así como una mayor precarización en los derechos de los jornaleros, principalmente indígenas de Oaxaca y Chiapas. De igual forma, es cada vez más evidente que diversos proyectos y megaproyectos extractivos y energéticos que son implantados forzadamente en los territorios de comunidades campesinas y pueblos indígenas son causa de desplazamiento forzado, constituyendo en diversas formas de despojo de tierras y de la matriz económica de las poblaciones locales, obligándoles a migrar, además de provocar graves afectaciones y contaminación, en algunos casos irreversibles, de los ecosistemas.

En cuanto al contexto regional o hemisférico, impactando fuertemente en las dinámicas migratorias en México y de mexicanos, podemos señalar:

De los países del norte de Centroamérica (Honduras, El Salvador y Guatemala) el desplazamiento forzado debido a la violencia generalizada que pone en peligro la vida y la integridad de las personas, por parte de bandas criminales locales pero con influencia trasnacional, ha motivado una crisis de personas refugiadas en México durante este año 2016, en aumento desde 2014 y sin precedentes en años anteriores. Situación que se vive de manera acuciante en el sur de México (en Tapachula, Tenosique y en los Altos de Chiapas notablemente), donde ocurren cerca del 40% de la detención de migrantes.

Durante 2015, Honduras tuvo una tasa de 64 asesinatos por cada 100 mil habitantes, y El Salvador de 108 asesinatos por cada 100 mil habitantes, siendo el país más violento del mundo que no está viviendo una “guerra” abierta (alrededor de 289 mil desplazados internos, casi 5% de la población total). Circunstancias que transforman drásticamente las dinámicas migratorias en la región, a la vez que plantean una tendencia hacia el futuro.

No obstante, la respuesta por parte de las autoridades correspondientes para reconocer la protección internacional (la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados y el Instituto Nacional de Migración, COMAR), ha sido por demás deficiente, negando en la mayoría de las solicitudes presentadas algún status de protección, incumpliendo con los estándares internacionales en la materia. De acuerdo a cifras oficiales de la COMAR a octubre de 2016 de 6,898 solicitudes únicamente fueron reconocidas como refugiadas 2,162 personas, y 414 recibieron alguna otra protección internacional. Cabe señalar que al cierre de 2016 se espera que hayan sido más de 8 mil solicitudes, incrementándose en un 65% con respecto al 2014, y diez veces más que en 2011; cifras que en parte expresan lo que llamamos una crisis de refugiados en México desde los últimos años.

Foto: La 72

Contrasta enormemente las cifras de personas que alcanzan a tramitar formalmente la solicitud de condición de refugio –y más aún de quienes la obtienen- en relación a los índices de violencia generalizada y extrema que se vive en Centroamérica, con las crecientes cifras de personas provenientes de esta región que están siendo detenidas por el INM; de enero a noviembre de 2016 fueron detenidas 143,815 personas centroamericanas (32,055 de El Salvador, 58,597 de Guatemala, y 51,857 de Honduras). Esto refleja que más allá de las solicitudes negadas por la COMAR, existe una práctica institucional arraigada tendiente a negar de facto el acceso al derecho a la protección internacional en México, mediante la forma en que se realizan los operativos migratorios por el INM, actuando en colaboración con las policías locales, federales y el ejército.

Lo anterior, sumado a que al momento de los operativos migratorios, que han sido catalogados por organizaciones civiles como de “cacería de mirantes” por la forma en que se realizan, y durante los meses que viven en privación de libertad esperando la conclusión de sus trámites en las estaciones migratorias del INM, las propias autoridades actúan de manera discriminatoria e incluso violenta contra la población refugiada en México, de acuerdo a diversos testimonios que han sido monitoreados y acompañados por las organizaciones civiles. No de forma gratuita, incluso la Comisión Nacional de Derechos Humanos -que constantemente “tolera” las múltiples violaciones a derechos humanos cometidas por agentes migratorios que son denunciadas tanto por las propias personas migrantes, como por las organizaciones civiles-, el pasado 28 de diciembre emitió la Recomendación 68/2016 contra el INM por “violación al derecho humano al trato digno de las personas en contexto de migración internacional, alojadas en la estación migratoria de la Ciudad de México” (Iztapalapa). No obstante, de los ejercicios de monitoreo realizados constantemente y de testimonios recibidos por las organizaciones civiles, podemos asegurar que la situación es mucho peor que lo documentado por la CNDH en su Recomendación, y que esta situación es generalizada en la totalidad de las instalaciones de privación de libertad del INM (documentando casos de tortura, agresiones sexuales, tratos inhumanos y degradantes, hacinamientos, etc.).

Finalmente, mirando hacia el otro lado, en dirección a la frontera norte, la victoria del candidato republicano Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos de América (EUA) el pasado 8 de noviembre, ha desatado una ola de manifestaciones y crímenes de odio contra la población migrante mexicana y centroamericana principalmente, a raíz de las expresiones vertidas y la tendencia ideológica de orientación racista, xenófoba y nacionalista del presidente electo. De igual manera, durante los últimos meses del 2016 los albergues de las ciudades fronterizas del norte han experimentado un aumento exorbitante de migrantes que no logran o deciden no entrar a los EUA.

En este sentido, será de preocupación que llegue a confirmarse por el Senado norteamericano la designación del Sr. Jeff Sessions como próximo Fiscal General de EUA, nominado por Trump; aperturando una nueva era de ideología antimigratoria radical, impulsada desde las amplias facultades jurisdiccionales que goza dicha investidura en dicho país; así como sobre la política migratoria en su conjunto que Trump estará impulsando desde el 20 de enero de este año, en materia de deportaciones masivas, criminalización, discriminación y fomento de crímenes de odio (tal como ha sido reconocido por la CIDH el 18 de diciembre pasado) contra la población migrante y la comunidad latinoamericana.

 

 

Soñadores por la Educación se gradúan en la Comunidad de Aprendizaje para Construir Procesos de Vida Digna

Con una ceremonia y acompañados de sus compañeros, compañeras y familiares, estudiantes de diferentes comunidades se graduaron en la Comunidad de Aprendizaje para Construir Procesos de Vida Digna (COA), una opción educativa de nivel Técnico Superior Universitario, que tuvo lugar en Guaquitepec, municipio de Chilón el pasado 10 de enero.

En la foto del recuerdo: Estudiantes, maestros, maestras, madrinas, padrinos, familiares y autoridades civiles y religiosas de Guaquitepec.
En la foto del recuerdo: Estudiantes, maestros, maestras, madrinas, padrinos, familiares y autoridades civiles y religiosas de Guaquitepec.

También estuvieron presentes los principales (autoridades religiosas locales), el agente municipal, el equipo de coordinadores del COA y organizaciones sociales cercanas al proyecto educativo.

En este video reportaje compartimos el testimonio de cinco estudiantes egresados: Teófila, Lucio, Jaime, Jorge y Humberto.

Teófila Jiménez Díaz expresó: “El sueño por la educación es cómo vas cumpliendo tus sueños, tus metas y también vas abriendo tu corazón y tu mente porque conoces muchas personas, conoces otras organizaciones, otros espacios, otros aprendizajes, para mí es mi sueño en mi vida porque me ha ayudado mucho”. Teófila, es una estudiante que proviene de la comunidad indígena tsotsil Dos Lagunas del municipio de San Cristóbal de Las Casas.

Jorge Jiménez, también uno de los egresados de esta primera generación del COA, sostuvo en su participación “Hemos aprendido y desaprendido nuestra forma de convivencia, nuestra forma de pensar y actuar, a partir de hoy estaremos luchando por la construcción de un mundo nuevo donde quepan muchos mundos”.

El proyecto Soñadores por la educación, es impulsado por la organización Voces Mesoamericanas, Acción con Pueblos Migrantes y HipGive (plataforma de Crowdfunding o financiamiento colectivo). Teófila, Lucio, Humberto, Jaime y Jorge, han sido beneficiados con las becas por la educación para estudiar en la COA y ahora son un digno ejemplo de lucha por la construcción del Lekil Kuxlejal, es decir, la Vida Buena.

Por el derecho a soñar y construir su territorio: Segundo Festival de la Niñez y Juventud Indígena Migrante

En el marco del Día Internacional del Migrante y con el propósito de que niñas, niños y jóvenes indígenas migrantes fortalezcan su participación en la vida comunitaria e incidan social y políticamente como sujetos con derechos al arraigo y la movilidad libre e informada, Voces Mesoamericanas, Acción con Pueblos Migrantes, realizó el Segundo Festival de la Niñez y la Juventud Indígena Migrante “por el derecho de las niñas, niños y jóvenes indígenas migrantes a soñar y construir su territorio” el sábado 17 de diciembre en la Plaza de la Paz

Los colectivos de niñas, niños y jóvenes indígenas compartieron sus obras artísticas de fotografía, de teatro con el grupo Xchanel Kuxlejal, de cine con la película “La Libertad de Pati y Cuauhtemoc” y música en vivo.

Así mismo, como parte de una reflexión conjunta, los participantes del festival dieron a conocer la Declaración del Segundo Festival de la Niñez y Juventud Migrante, mismo que compartimos en esta publicación.

Como parte de las actividades, participaron invitados especiales como el grupo de teatro del Centro de Atención a la Familia Migrante Indígena (CAFAMI) y el rapero Azteck.

Compartimos la película antes mencionada y el la Declaración:

DECLARACIÓN DEL SEGUNDO ENCUENTRO DE NIÑEZ Y JUVENTUD MIGRANTE

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, 16 Y 17  de diciembre de 2016

Aunque nos quieran enseñar que las fronteras nos separan, sabemos que en realidad las fronteras son espacios de encuentro, de reconocimiento y de integración. 

Esta es la palabra de 50 niñas, niños y jóvenes que llegamos al Segundo Encuentro de Niñez y Juventud Migrante en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.

Venimos de muchas comunidades en el campo y también de colonias en ciudades grandes, compartiendo el territorio antes conocido como Mesoamérica, frontera entre México y Guatemala. Nuestras comunidades están en los municipios de Chamula, Chenalhó, San Cristóbal de Las Casas, San Juan Cancuc, Simojovel y Zinacantán. También llegamos de San Francisco Tetlanohcan en el estado de Tlaxcala. Otras venimos de aldeas del departamento de San Marcos y de la capital de Guatemala. Somos parte de organizaciones como Jóvenes por el Cambio, o participamos en grupos y colectivos con organizaciones como la Coalición Indígena de Migrantes de Chiapas (CIMICH), Información y Diseños Educativos para Acciones Saludables (IDEAS), Seminario Intercultural Mayense, Sueniños, Pop N´oj, el Centro de Apoyo a la Familia Indígena Migrante (CAFAMI) y Voces Mesoamericanas.

Estamos muy contentos de encontrarnos y decir nuestros nombres de todas y todos, de decir nuestros pensamientos y lo que sentimos con el juego y actividades que nos gustan. Porque aunque somos de comunidades, municipios y países diferentes, tenemos muchas cosas en común: somos niñas, niños y jóvenes, nos justa jugar, soñar, aprender y vivir con nuestras familias. También hay muchas cosas que no nos gustan que se viven en nuestras comunidades y ciudades, como la violencia, la inseguridad, la contaminación y los problemas de las personas grandes. Miramos que también nos une nuestra raíz de pueblos mayas; aunque nos entendemos en español, casi todas y todos hablamos idiomas mayas de Chiapas y Guatemala. Por eso nos sentimos muy contentas y contentos.

Nuestro Encuentro sirvió para platicar sobre nuestros territorios y el derecho que tenemos a soñar un territorio mejor, el derecho a la esperanza. Sabemos que soñar es un derecho, pero que también es una responsabilidad porque se tiene que trabajar para llegar a los sueños, no se puede hablar y no hacer nada.

Miramos que nuestros territorios tienen límites, pero que adentro hay muchas cosas: montañas, ríos, animales, casas, edificios, caminos, personas que viven ahí, y otras que salen a trabajar, que migran. Aunque nos quieran enseñar que las fronteras nos separan, sabemos que en realidad las fronteras son espacios de encuentro, de reconocimiento y de integración.

Los territorios son más que lugares físicos, los territorios se viven, se hacen y se siembran. Ahí sentimos alegrías, tristezas, el amor a nuestras familias y a nuestros amigos. Por eso, tenemos derecho a tener, transformar, construir y vivir nuestro territorio: aunque no estemos ahí con nuestros cuerpos, pero sí estamos con el corazón. El territorio se lleva dentro de nosotros, por eso, miramos a nuestro cuerpo como un territorio que no está afuera. Nosotros no poseemos el territorio: somos el territorio.

Aprendimos que el territorio empieza en nuestro cuerpo, que ahí sentimos lo que nos gusta y lo que nos duele, ahí sabemos a quienes queremos, ahí tenemos sueños de cómo queremos vivir. Por eso, no podemos maltratar el cuerpo de las mujeres y las niñas, ni lastimarnos entre hombres. El territorio del cuerpo es para respetarlo y aprender a querernos.

También aprendimos que nuestros migrantes son parte de nuestros territorios, y aunque se tienen que ir a buscar el trabajo, están unidos a las comunidades por su cultura, porque ahí están sus raíces, porque se sienten parte de ellas. Miramos que la mayoría de nosotros tiene familiares y amigos que son migrantes; también nosotros hemos migrado a ciudades, unas más cerca y otras muy lejanas. Somos niñas, niños y jóvenes, pero ya sabemos lo que es la migración, lo que es el trabajo en otros lugares. Sabemos que migrar tiene desventajas, pero no dejamos de ser parte de la comunidad, no perdemos el derecho a vivir y soñar nuestro territorio.

Miramos que otros países se llevan las maderas, el oro y las riquezas de nuestros territorios. Que hacen los mapas para verse grandes y que nuestros países se miren pequeños. Pero sabemos que es al revés, porque los territorios son como nosotros los miramos y los construimos. Los territorios se defienden. Y se defienden desde nuestros cuerpos, se defienden con las familias y comunidades, con la unidad de los pueblos.

Tenemos una tarea importante y grande para nuestro próximo Encuentro, pensar con más niñas, niños y jóvenes lo que vamos hacer en nuestros grupos para llegar a esos sueños de nuestro territorio, para defender nuestro territorio con propuestas pequeñas y concretas que sí podemos realizar. Estamos aprendiendo a juntarnos, a jugar juntos, y a enseñarnos a mirar. Ahora todas y todos somos parte del territorio de los demás.

¡Tenemos derecho al territorio, tenemos derecho a tener sueños y esperanza, a sentirnos parte de él, a vivirlo y defenderlo para ser felices!

 

La MTMG presenta su primer informe preliminar de la MODH “Luchas que fluyen por los caminos transfronterizos”(Descarga aquí)

La Mesa Transfronteriza Migraciones y Género, red de organizaciones de Guatemala y México, dedicada a la defensa y promoción de los derechos de las poblaciones fronterizas, anuncia la publicación de su informe preliminar fruto del despliegue de la Misión Internacional de Observación de Derechos Humanos en la Frontera Guatemala – México (MODH), que tuvo lugar del 10 al 16 de noviembre del 2016.

Con el título “Luchas que fluyen por los caminos transfronterizos”, el informe preliminar de la MODH constituye un primer documento urgente que recoge las principales hallazgos del trabajo de campo de un equipo constituido por 24 personas Observadoras de la Misión, miembros de instituciones y organizaciones sociales, expertas en migración y derechos humanos, y originarias de países como Brasil, Canadá, Colombia, Ecuador, El Salvador, España, Estados Unidos,  Guatemala, Honduras y México.

La MODH recorrió más de 2.200 kilómetros por la región transfronteriza de Guatemala y México, interlocutó con decenas de personas representantes de organizaciones sociales y comunidades, y pudo constatar junto a ellas la preocupante situación que atraviesan en materia de violaciones a derechos humanos, despojo de la tierra y el territorio, crisis migratoria y de refugio, y discriminación por motivos de género, en un contexto de casi absoluta impunidad.

La Mesa Transfronteriza concluye su informe preliminar de la MODH señalando las responsabilidades del sistema de desarrollo capitalista, los estados, las empresas trasnacionales y los grupos de crimen organizado como responsables directos de la situación, e insta a las organizaciones y movimientos sociales de la región, incluyendo a la Mesa misma, a reforzar sus articulaciones en conjunto con alianzas internacionales, para compartir una reflexión y análisis comunes, y desplegar estrategias conjuntas que promuevan alternativas y resistencias.

Descarga el informe completo aquí 

 

COMPA: Estados Unidos es la nación que más consume mano de obra migrante y la que más violencia ejerce sobre las poblaciones migrantes

PRONUNCIAMIENTO

EN CONMEMORACIÓN DEL DÍA INTERNACIONAL DEL MIGRANTE

Ciudad de México, 18 de diciembre de 2016.

En el marco del Día Internacional del Migrante, las organizaciones, las redes y la sociedad civil abajo firmantes, denunciamos la grave violencia estructural, política e institucional que cada día pesa más sobre la región de Centroamérica-México-Estados Unidos, y que se ha  acentuado con las recientes elecciones presidenciales en Estados Unidos, las cuales cambiaron dramáticamente el espacio regional para vulnerar aún más, a gran parte de la población.  Al ser nuestra región uno de los principales corredores migratorios del mundo, las personas migrantes y sus familias se han visto particularmente afectadas ante estos escenarios que amenazan su dignidad e integridad como seres humanos.

La realidad global nos ha revelado un sistema caduco que no responde a las necesidades mínimas de las poblaciones. Producto de ello, año con año, miles de personas migrantes cruzan por la región de Centroamérica y México, huyendo de la violencia o buscando una mejor calidad de vida, encontrando un sinfín de peligros y amenazas a su paso.

Durante su trayecto, la personas migrantes han venido mostrando al mundo la grave crisis humanitaria que se vive en la región mesoamericana, sin embargo, han encontrado únicamente la sordera y el rechazo de los gobiernos y de la sociedad conservadora y xenófoba.

Frente a este panorama, Estados Unidos es la nación que más consume mano de obra migrante y la que más violencia ejerce sobre las poblaciones migrantes, y hoy, Día Internacional del Migrante, amenaza con perseguir y criminalizar aún más a los trabajadores migrantes. Los grupos de poder en aquel país, luego de décadas de deportaciones masivas, eligieron impulsar a un candidato que hizo de la violencia, la discriminación y la xenofobia contra los migrantes, el centro de su discurso y el eje rector de su promesa política. Su propuesta de gobierno basada en la supremacía, la rivalidad, la venganza y el revanchismo,  pretende ser la vía para resolver los múltiples desafíos que enfrenta ese país y en consecuencia la región. La victoria de Donald J. Trump es el resultado del abuso del poder mediático, del rechazo al ‘otro’, y es la evidencia innegable de la grave crisis de carácter humanitario que domina la región y que se encuentra lejos de ser reconocida.

Con el triunfo del candidato republicano como presidente de los Estados Unidos, esa crisis se extiende a millones de hogares y sus consecuencias se viven de inmediato. La tensión racial, la incertidumbre económica, y el ambiente generalizado de violencia en la política internacional de las últimas semanas, han lastimado desde el primer día de campaña, la paz y la integridad de hombres, mujeres, jóvenes y niños que perciben el riesgo de la deportación; la pérdida de empleo, de su patrimonio o seguridad social; la separación de su familia, entre otras amenazas, como una realidad inminente. Esto ha generado un contexto de miedo permanente que trae consigo graves consecuencias, incluso en la salud y estabilidad psico-emocional de las personas.

En este contexto, el gobierno de México, y en general, los gobiernos de la región, han mantenido una postura poco contundente, imprecisa, sumisa y alejada de un enfoque de derechos que permita la amplia protección de las personas migrantes; mientras quienes se encuentran fuera de sus países de origen, en tránsito, retornadas, desplazadas por violencia, trabajadoras, productoras y la sociedad civil, viven las consecuencias de las omisiones y políticas nocivas en nuestra región.

Es por eso que hoy, Día internacional de Migrante, frente al desafío del próximo gobierno de Estados Unidos, exigimos al gobierno mexicano y a los gobiernos de la región centroamericana que:

  • Asuman una postura digna para encabezar un nuevo y estratégico vínculo diplomático que promueva una relación bilateral y regional más simétrica, que detenga la imposición del miedo, la violencia y las amenazas a las deportaciones masivas, que entre otras cosas, afectan directamente a las personas migrantes y sus familias. En esta caso, es preciso que el gobierno de México asuma una postura justa y comprometida que promueva el bienestar de las personas y de la sociedad binacional en su conjunto.
  • Establezcan políticas públicas contundentes y eficaces que atiendan profundamente las causas y consecuencias de las diversas facetas de la migración que ponen en riesgo la vida y los derechos de las personas.
  • Impulsen y defiendan la paz, la vida, la justicia y la dignidad, que estos sean los fundamentos y ejes rectores en la relación México-Estados Unidos y los otros países de la región, al tiempo que promueva un cambio radical del modelo económico y social que nos ha llevado a semejantes circunstancias.

Así mismo, hacemos un llamado a los más amplios sectores de la sociedad de los países involucrados a detener el avance de lo que puede ser uno de los periodos más obscuros de la historia de la región, construyendo un frente de solidaridad en contra del odio y a favor de la paz.

Finalmente, convocamos a la comunidad regional e internacional a construir la Red de Apoyo a Migrantes de Retorno, a través de áreas de trabajo solidario definidos alrededor de las siguientes áreas para sumar esfuerzos:

  • Apoyo para recepción de migrantes de retorno
  • Apoyo Psicológico
  • Capacitación
  • Difusión en redes sociales
  • Investigación
  • Financiamiento

Hoy más que nunca, es preciso reconocernos en la y el ‘otro’, y comprender que su realidad es también nuestra. Hacemos un llamado a la empatía, a que demos la bienvenida a cualquier persona que sufra las consecuencias inmediatas de las decisiones por venir y que regrese la sensatez a la vida pública para asegurar el amor a la humanidad por encima de cualquier orden social.

Atentamente,

Colectivo Migraciones para las Américas (COMPA): 1 de 7 Migrando; Agencia Familiar Binacional, AC (AFABI); Albergue de Migrantes Hermanos en el Camino; Albergue del Desierto; Albergue Manos Extendidas para los Necesitados, AC; Albergue Senda de Vida; Alma; Asamblea Popular de Familias Migrantes (APOFAM); Asociación de Salvadoreños y sus Familias en México; Asociación Mexicana de Uniones de Crédito del Sector Social (AMUCSS); Association of Mexicans in North Carolina (AMEXCAN); Asociación Mexicana pro Naciones Unidas, AC; Babel Sur, Centro de Investigación Política y Alternativas Sociales, AC;  Be Foundation, Derecho a la Identidad, AC; Casa del Migrante en Tijuana AC; Caridad Sin Fronteras, AC; Catholic Relief Services (CRS); Casa Refugiados, AC; Casa Tochan; Centro de Recursos Para Migrantes; Clínica Jurídica Alaide Foppa: Coordinación de Migración de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP);  Centro Bonó; Centro Internacional para los Derechos Humanos de los Migrantes (CIDEHUM); Boca de Polen Red de Comunicadores; Casa del Migrante Casa Nicolás; CEMAC, AC; Centro Comunitario de Atención al Migrante y Necesitado (CCAMYN); Centro de Alternativas para el Desarrollo Social, AC (CADES); Centro de Apoyo al Trabajador Migrante; Centro de Asistencia para Refugiados (CEALP); Centro de Atención a la Familia Migrante Indígena (CAFAMI); Centro de Atención al Migrante (EXODUS); Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, AC; Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova, AC; Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígenas, AC (CEDHAPI); Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas-Golfo); Centro de los Derechos del Migrante, Inc. (CDM); Centro de Apoyo Marista Al Migrante; Coalición Indígena de Migrantes de Chiapas (CIMICH); CONFEMEX; Coalición Pro Defensa del Migrante; Colectivo de Apoyo para las Personas Migrantes (COAMI); Colectivo Por Una Migración Sin Fronteras de Tlaxcala; Colectivo Transnacional Codetzio; Colectivo Ustedes Somos Nosotros; Comité de Derechos Humanos de Tabasco, AC (CODEHUTAB); Comisión Mexicana para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos; Comité de Familiares de Migrantes Desaparecidos; Comité de Familiares de Migrantes Desaparecidos del Progreso; CONVIHIVE, AC; Las Dignas de El Salvador; Dignidad y Justicia en el Camino, AC (FM4-Paso Libre); ECOSUR; El Diamante de Fuego, AC; El Rincón de Malinalco; Enlace Ciudadano de Mujeres Indígenas; Espacio Migrante, AC; Estancia del Migrante González y Martínez, AC (EMGM); Estudios Fronterizos – Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM); Facultad de Ciencias Políticas y Sociales UNAM; Federación Zacatecana, AC (FEDZAC); Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB); FOCA; Frontera con Justicia, AC (Casa del Migrante de Saltillo); Fundación Isidro Fabela, AC; Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho, AC (FJEDD); Fundación Comunitaria del Bajío; Fundación para el Desarrollo; Fundar, Centro de Análisis e Investigación, AC; IDHEAS; INSAMI; Global Workers Justice Alliance (GWJA), Grupo Interdisciplinario sobre Mujer, Trabajo y Pobreza, AC (GIMTRAP); Identidad Migrante Derechos Humanos; Help for Be Progress, Immigrant Initiative; Inclusión y Equidad, AC; Instituto Centroamericano de Estudios Sociales y Desarrollo (INCEDES); Iniciativa Ciudadana para la Promoción de la Cultura del Diálogo, AC; Iniciativa Frontera Norte de México; Iniciativa Kino para la Frontera Norte; Iniciativa Ciudadana y Desarrollo Social, AC (Incide Social); Instituto de Estudios y Divulgación sobre Migración, AC (INEDIM); Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ILSB); Instituto José Pablo Rovalo Azcué; Instituto Madre Assunta; Instituto Nacional de Salud Pública (INSP); Instituto para las Mujeres en la Migración, AC (IMUMI); Instituto para la Seguridad y la Democracia, AC (INSYDE); Programa de Asuntos Migratorios del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (PRAMI- ITESO); Tres Gatos Film;  Irapuato Vive, AC; Juventudes Indígenas y Afromexicanas en Conexión (JINACO); Jornaleros Safe; Latin America Working Group; Mesa de Coordinación Transfronteriza-Migraciones y Género (MTMG); Migración y Desarrollo, AC; Migrantes LBGT; Migrantólogos/Instituto Mora; Mujeres Unidas y Activas – Immigrant Youth Coalition; Nosotras Somos tu Voz; Organización Binacional Aztlán; Por la Superación de la Mujer, AC; Red del Bajío en Apoyo al Migrante; Prevención, Capacitación y Defensa del Migrante, AC (PRECADEM); Prevencasa A.C.; Red Binacional de Mujeres Artesanas; Red de Mujeres del Bajío, AC y su centro CEREMUBA; Red Jesuita con Migrantes de ALC; Red Internacional de Migración y Desarrollo (RIMD); Red Mesoamericana de Mujer, Salud y Migración (RMMSM); Red Mexicana de Esfuerzos contra la Desertificación (RIOD-Mex); Red Mexicana de Líderes y Organizaciones Migrantes (Red Mx); Red Mexicana de Organizaciones Campesinas Forestales (RED MOCAF); Red de Desarrollo Sustentable; Red Nacional de Género y Economía (REDGE); Red Nicaragüense de la Sociedad Civil para las Migraciones; Red Regional Verdad y Justicia; Respuesta Alternativa; Red para las Migraciones en Querétaro (RMQ); Salud Integral para la Mujer, AC (SIPAM); Ririki Intervención Social, SC; Servicio Jesuita Migrante (SJM); Sin Fronteras, IAP; Sistema Universitario Jesuita; Scalabrinianas Migrantes y Refugiados (SMR); Una mano amiga en la lucha contra el SIDA, AC; The United Food and Commercial Workers (UFCW); Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ); Universidad de Guadalajara (UdeG)-investigadora Ofelia Woo; Programa de Asuntos Migratorios – Universidad Iberoamericana (PRAMI-UIA, Cd. México); Programa de Asuntos Migratorios – Universidad Iberoamericana, Puebla (PRAMI-UIA, Puebla); Un Mundo una Nación; Voces Mesoamericanas Acción con Pueblos Migrantes, AC (VM-APM);  Washington Office on Latin America (WOLA); Contracorriente A.C; Otros Dreamers en Acción (ODA); Axel García; Axela Romero; Carolina Ramírez Suárez; Fabiola Mancilla; Hugo Ángeles; Itzel Polo; Jorge Romero León; Lorena Cano; Mauricio Ayala; Mayela Blanco; Michael Chamberlain; Mónica Salmón Gómez; Mónica Jacobo Suárez, CIDE; Nadia Nehls Martínez; Ricardo Machuca; Rocío Osorno y Susana Cruickshank

 

Soñadores por la educación, te invitamos a conocerles. ¡Aún estás a tiempo para hacer tu donación!

  • Todavía estás a tiempo de apoyar el entusiasmo de las y los soñadores para que continúen sus estudios 
  • Conoce a las y los soñadores por la educación el próximo 17 de diciembre en Segundo Festival de la Niñez y la Juventud Indígena Migrante


Soñadores para la Educación. Derrumbando fronteras, construyendo comunidad, es un proyecto impulsado por Voces Mesoamericanas para que jóvenes tsotsiles y tseltales continúen una educación de nivel bachillerato, licenciatura y Comunidad de Aprendizaje.

Las y los soñadores son animadores de iniciativas socio-económicas y culturales colectivas, que les permiten aportar comprometida y creativamente al fortalecimiento de los tejidos familiares y comunitarios. Ellas y ellos han migrado o migran temporalmente a otros estados del país para apoyar la economía de sus familias y poder estudiar. Algunos son retornados de los Estados Unidos a sus comunidades.

Por lo tanto, queremos reiterarte la invitación a contribuir con un donativo al Fondo de Becas para Soñadores por la Educación en la página: https://hipgive.org/es/project/education-for-dreamers-phase-iii/
sonadores-por-la-educacion

Para que conozcas personalmente a las y los Soñadores por la Educación te invitamos a asistir al:

Segundo Festival de la Niñez y la Juventud Indígena Migrante

por el derecho de las niñas, niños y jóvenes indígenas migrantes a soñar y construir su territorio

A realizarse el próximo sábado 17 de diciembre en la Plaza de la Paz, ubicada en la ciudad de San Cristóbal de Las Casas de 11:00 a 14:00 Hrs.  Las y los soñadores por la educación, compartirán sus obras artísticas de fotografía, teatro, cine y música con el objetivo de fomentar el diálogo con autoridades y organizaciones de la sociedad civil que trabajan en pro de los derechos de la niñez y la juventud en México y Guatemala. Estas actividades se realizan en el marco del Día Internacional del Migrante y con el propósito de que niñas, niños y jóvenes indígenas migrantes fortalezcan su participación en la vida comunitaria e incidan social y políticamente como sujetos con derechos al arraigo y la movilidad libre e informada.

 

17 de diciembre: Segundo Festival de la Niñez y la Juventud Indígena Migrante

En el marco del Día Internacional del Migrante y con el propósito de que niñas, niños y jóvenes indígenas migrantes fortalezcan su participación en la vida comunitaria e incidan social y políticamente como sujetos con derechos al arraigo y la movilidad libre e informada, Voces Mesoamericanas, Acción con Pueblos Migrantes, hace una cordial invitación para asistir al:

Segundo Festival de la Niñez y la Juventud Indígena Migrante

por el derecho de las niñas, niños y jóvenes indígenas migrantes a soñar y construir su territorio

A realizarse el próximo sábado 17 de diciembre en la Plaza de la Paz, ubicada en la ciudad de San Cristóbal de Las Casas de 11:00 a 14:00 Hrs. Todas las actividades del son gratuitas y abiertas al público en general.

Los colectivos de niñas, niños y jóvenes indígenas compartirán sus obras artísticas de fotografía, teatro, cine y música con el objetivo de fomentar el diálogo con autoridades y organizaciones de la sociedad civil que trabajan en pro de los derechos de la niñez y la juventud en México y Guatemala.

¡Te esperamos!