Nuestro Enfoque

DIVERSIDAD DE FORMAS DEL SUJETO MIGRANTE:


PERTENENCIA MÚLTIPLE Y CAMBIANTE DE MUJERES Y HOMBRES:

 

TRANSNACIONALISMO:

Propone una mirada diferente de las migraciones como procesos colectivos y una “forma de vida” que crea familias y comunidades transnacionales que sobrepasan las fronteras de los Estados-nación, y configuran nuevas prácticas, relaciones y estructuras sociales.

Este enfoque implica visualizar todos los sujetos y sujetas de los flujos migratorios y redefinir la comunidad en términos de pertenencia, territorio simbólico y relaciones; no sólo como ámbito geográfico. Además de reconocer una serie de prácticas y procesos diarios que dan significado a la acción de cruce de fronteras y de vivir en hogares trasnacionales, y los cambios que se producen en las relaciones de poder y de género.

Las comunidades transnacionales configuran espacios donde circulan personas, información, bienes, capital, servicios, así como símbolos culturales que son cada vez más difíciles de reclamar como patrimonio de una sola cultura nacional.

INTERCULTURALIDAD:

Considerar la pertenencia étnica y los modos de vida cambiantes de las personas migrantes, implica la incorporación de un enfoque que respete la diversidad sociocultural y lingüística, de cosmovisiones y costumbre, y reconozca el potencial político de las diferencias en los contextos migratorios. Retomamos la propuesta de una interculturalidad crítica como proyecto, proceso y prácticas políticas encaminadas a la transformación de estructuras y relaciones de dominación, y la generación de condiciones de igualdad en la diferencia.

La incorporación de un enfoque de interculturalidad supone el desarrollo de aptitudes y actitudes para trabajar con las diferencias. Ello es posible a partir de un proceso de sensibilización y concientización que implica una comprensión compleja de las realidades migratorias. Se trata de transformar e instalar los discursos, pero fundamentalmente, de un cambio en las visiones y prácticas institucionales y personales.

El enfoque de derechos implica crear o fortalecer mecanismos jurídicos, políticos y administrativos de promoción, defensa y garantía de los derechos humanos de migrantes, sus familias, organizaciones y comunidades para su cumplimiento y en contra de su posible violación.