Guía Metodológica “Abriendo Fronteras con el Corazón”

En los últimos años de trabajo con población migrante y sus familias, a decir de los testimonios de la propia población tocada por la migración, así como de diversas organizaciones que trabajan con ella, constatamos que los contextos de nuestros territorios de México y Centroamérica recrudecen. Incrementa la violencia estructural que se traduce en mayor pobreza, concentración de la tierra, abaratamiento del trabajo y producción campesina, empleos precarios en donde hay que trabajar diez, doce y catorce horas diarias para tener un micro sueldo que cada día alcanza menos para subsistir, aumento en el precio de la canasta básica, aumento del costo y difícil acceso a la salud y la educación, pocos o nulos espacios para la juventud, incremento de violencia delincuencial y crimen organizado, aumento de extorsiones, amenazas, violencia de género en sus distintas expresiones, guerras abiertas o veladas contra la ciudadanía, programas sociales clientelistas que sólo utilizan a la población y profundizan la marginación...

Paralelamente a estas realidades desoladoras en que se viven las migraciones, tenemos también en nuestra región (Centroamérica y México) valiosos testimonios vivos, recientes y de largo andar, de lucha y reivindicación de derechos por parte de las y los propios sujetos migrantes, sus familiares y comunidades que han logrado organizarse, a pesar de la dureza de las experiencias sufridas, han logrado convertir su dolor en motor de construcción de solidaridad y mejorar la realidad para que otras personas no tengan que vivir lo mismo. Al mirar con asombro y esperanza estos ejemplos, nos preguntamos: ¿qué tiene que suceder al interior de una persona y de un grupo de personas para que puedan pasar de la violencia a la construcción, de ser víctimas a ser defensoras?

Es en este sentido que hemos iniciado este camino de búsqueda hacia la dimensión psicosocial, porque creemos que el motor de los procesos de organización de los colectivos y comités que ejercen y exigen derechos, tiene como fuente la dimensión del corazón. En este sentido, transformar pasa por sanar y elaborar; aunque sabemos que hay heridas muy dolorosas, también sabemos que hay testimonios ejemplares de fortaleza y organización en los que las heridas cobran un sentido distinto, de reconstruccióny vida...

Poner en marcha el enfoque psicosocial en la atención integral a las personas migrantes y sus familias, tendrá muchas variantes. Esto debido por un lado al grado de movilidad de las personas, quienes pueden ser localizadas o ubicadas en un país en tránsito, y que se regresan a sus países de origen, o, aquellos y aquellas que están de forma estable en los países de origen o destino. De otro lado, se darán ciertas particularidades dependiendo de si se trabaja con familiares de personas desaparecidas, mujeres en comunidades de origen, personas que pasan por los albergues de migrantes, personas deportadas, niños o niñas o personas que han sido violentadas o que han sufrido accidentes en la ruta migratoria...

 

Descarga la Guía Metodológica