La visita de la Relatora de la ONU sobre Los Pueblos Indígenas y los contextos migratorios desde Mesoamérica

 

La Relatora Especial sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, Sra. Victoria Tauli Corpuz de Filipinas (desde el 2014), visitó oficialmente México del 8 al 17 de noviembre. En su paso por Candelaria, Chiapas el día 15 pasado, Voces Mesoamericanas, en conjunto con la Coalición Indígena de Migrantes de Chiapas –CIMICH-,  tuvimos la oportunidad de presentar ante la Relatora y su equipo la situación a la que se enfrenta la población indígena mexicana y mesoamericana en México, cuando migramos internamente o a los Estados Unidos, así como el contexto por el cual se violan los derechos humanos –racismo y xenofobia, jornaleros/as agrícolas, trabajadoras del hogar, violencia y trata sexual, situación de niños, niñas y adolescentes indígenas, desaparición, entre otros-; así como las reivindicaciones por las que luchamos por un Buen Vivir desde donde nos encontremos, comenzando por nuestro territorio de origen, y por un Buen Migrar como pueblos históricamente en movilidad y estructuralmente desplazados.

Así llegó la relatora de ONU en #Chiapas

Posted by Acteal Las Abejas on Wednesday, November 15, 2017

La visita de la Relatora no dejó de tener complicaciones, pues en un plazo tan corto no puede ser sino tan compleja como la propia diversidad y gravedad de la situación que vivimos en México, la cual en los últimos años se degrada día a día. Sin embargo, desde Voces Mesoamericanas consideramos que el Estado mexicano -o desde la propia oficina de la ONU- dispersó los espacios con autoridades en menoscabo de profundizar la voz desde los propios pueblos.

Como elemento que nos parecen fundamental resaltamos que poco o nada podremos seguir avanzando en México para el respeto y ejercicio de los derechos humanos si institucionalmente se sigue preservando un enfoque y estatus discriminatorio y retrógrada hacia los pueblos originarios, como sujetos políticos y de derecho por sí mismos. Al respecto la Relatora advierte que

“un asunto pendiente reiteradamente enfatizado por los pueblos indígenas fue la necesidad de contar con un reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas como sujetos de derecho público, y no como simples sujetos de interés público.”

Más adelanta resalta que

“El inadecuado reconocimiento legal vigente de los pueblos indígenas como titulares de derechos, aunado a la discriminación estructural están en la base de todos los temas y las preocupaciones que señalaré en esta declaración, incluyendo tierras y territorios; autonomía, libre determinación y participación política; auto-adscripción de los pueblos indígenas; acceso a la justicia; violencia e impunidad; el derecho a determinar sus prioridades de desarrollo; consulta y consentimiento libre, previo e informado; derechos económicos, sociales y culturales, y la situación particular de sectores específicos de los pueblos indígenas”

- como lo son los contextos de movilidad y desplazamiento forzados-.

En tal sentido, la Relatora refiere la particularmente grave situación de las personas indígenas en contextos de migración interna y trasnacional, desde el origen, tránsito, destino y retorno e integración:

“Me gustaría también subrayar, aunque sea muy brevemente, la preocupante situación de los jornaleros indígenas, y la situación de los indígenas migrantes, sea porque trabajan en México o están de paso por territorio mexicano. A menudo se enfrentan a múltiples formas de discriminación, su vida y trabajo están invisibilizados, se sienten atemorizados y no pueden acceder a mecanismos de denuncia, y son desproporcionadamente vulnerables a la discriminación, la explotación y la marginación. Esta situación exige una respuesta integral y adecuada. “

No nos sorprende, pero es igualmente alarmante, que la propia Relatora reconozca un diálogo e interacción limitado por parte del ejecutivo federal durante su visita, al señalar que “Lamento mencionar que el nivel de diálogo e interacción sustantiva en algunas de las reuniones que mantuve con autoridades gubernamentales (a nivel federal) fue, a veces, limitado.” A su vez que reconoce lo que insistentemente mencionamos en México, sobre la incoherencia entre el discurso que tiene el gobierno mexicano en foros internacionales y la aplicación de los estándares de derechos humanos en México, reconociendo en el gobierno a un interlocutor que habla de los dientes para afuera.

Sin embargo, como Voces Mesoamericanas, para su Informe de fondo sobre la situación de los derechos de los pueblos indígenas en México (septiembre 2018), esperamos mayor contundencia y especificidad respecto a las violentas e inhumanas experiencias que están experimentando de forma sistemática los pueblos originarios de México y mesoamericanos en territorio mexicano en los contextos de movilidad forzada a la que están siendo expuestos por parte del Estado y particulares (empresas  y crimen organizado).

Así como mayor contundencia para llevar una vocería digna de los procesos de los pueblos originarios Mesoamericanos en las distintas instancias internacionales y nacionales de derechos humanos, para la búsqueda de justicia, memoria, reparación y no repetición de las violencias que pudo constatar en su visita en México, buscando siempre el pleno respeto y ejercicio de los derechos de los pueblos como cuidadores de sus territorios y cosmovisiones.

Invitamos a leer el texto completo de la Relatora sobre su:

Informe Preliminar

Video y Fotos por el Área de Comunicación de la Sociedad Civil de Las Abejas de Acteal