PRONUNCIAMIENTO: “II Encuentro Transnacional de la Niñez y Juventud Migrante”

  • San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, a 26 de enero de 2018

II Encuentro Transnacional de Niñez y Juventud migrante

 

Nos reunimos hace dos días para pensarnos juntos y juntas; venimos de diversos países y regiones de Honduras, El Salvador, Guatemala y de Chiapas aquí en México. Atravesamos fronteras para conocernos un poquito más y reflexionar sobre nuestra identidad como jóvenes, niñas y niños que vivimos la migración, los desplazamientos forzados y las muchas violencias en nuestros territorios.

¿Que quiénes somos? ¿Que cómo nos definimos? ¿Que quién nos construye? Son preguntas fuertes que nos hacen y nos hacemos; y así comenzamos nuestro Encuentro, pensándonos como si fuéramos árboles con raíces, troncos, ramas, frutos y semillas que se expanden queriendo conocer el mundo, y llevando también la memoria de los abuelos y abuelas.

Compartimos nuestras ideas sobre eso que llaman identidad, pensamos que ahí está la presión social marcando cómo debemos ser, creando estereotipos sobre nosotras y nosotros, que a veces no nos aceptan y nos critican. Reflexionamos que la iglesia, la familia, la comunidad, la escuela y los medios de comunicación nos señalan formas para andar la vida, algunas nos gustan y otras no mucho; a veces nos sentimos incómodos, a veces nos alegramos por encontrar eso que nos mueve el corazón y los sentidos. En ese irnos encontrando vemos que tenemos también la capacidad y libertad de elegir cómo queremos ser, que nos apasionamos por algo, que tenemos intereses, gustos y formas de expresarnos diversas.

Somos la diversidad moviéndose, no somos lo mismo siempre, nos reinventamos y nos transformamos en la experiencia diaria.

¿Qué quiénes somos?
Somos jóvenes, niñas y niños, personas que sentimos, pensamos, que nos encendemos como la luna, que vivimos en la tierra con agua y sol, que disfrutamos el trabajo colectivo, tenemos sueños, ideales y  que creemos en la solidaridad.

Somos también niñas, niños y jóvenes de pueblos originarios, somos mayas tsotsil, tseltal, kiqué, chuj; de nuestras abuelas y abuelos heredamos cultura, idioma y espiritualidad conectada con la naturaleza de la que somos parte. Muchas de esas raíces nos sostienen, le dan fuerza a este cuerpo y espíritu con el que caminamos la vida.

¿Que qué quiénes somos y qué pensamos?
Somos seres de amor y de respeto. Somos valiosos y valiosas, tenemos derechos y buscamos defenderlos. Nosotros y nosotras somos concientes de lo que pasa en nuestra realidad, cuestionamos las imposiciones del sistema político y económico, de los medios de comunicación, de la educación colonizadora. Somos críticos de la realidad y la queremos transformar porque nos lastima.

¿Que qué decimos?
Decimos que no queremos seguir huyendo de la violencia, no queremos migración forzada,  no queremos el despojo de nuestra tierra y territorio, no queremos muertes, ni desapariciones. No queremos vivir con miedo y pena, no queremos desigualdad ni racismo, no queremos que los adultos sean los que deciden que mundo queremos tener.

¿Que qué quiénes somos y qué pensamos?
Somos sujetos políticos, buscamos defender la vida, la tierra, construir un mundo justo y digno donde quepamos todas esas identidades que somos y donde nuestra palabra sea escuchada.

A veces nos dicen que por no ser adultos no podemos elegir, pensar, cuestionar, que eso es para el futuro, nos dicen que somos el futuro… pero nosotros y nosotras decimos que somos el presente, y desde este presente ya estamos soñando y actuando.

Venimos de diferentes geografías a compartir todo lo que ya estamos haciendo por cambiar el mundo: participamos en colectivos para promover la organización, defender derechos y difundir que queremos que la dignidad se haga costumbre.

Hacemos foto, video, música, hip hop, teatro, pintura, títeres, cultivamos y cuidamos la tierra, hacemos reciclaje, aprendemos medicina alternativa, intercambiamos saberes, valoramos y recuperamos la identidad de nuestros pueblos, construimos alternativas a la migración, defendemos el derecho al Buen Migrar. Creamos con las manos, con el cuerpo y el corazón otras formas de relacionarnos.

Hoy aquí en San Cristóbal de Las Casas estamos definiendo nuestros pasos a seguir, vamos a seguir intercambiando experiencias y tejiendo alianzas para incidir social y políticamente porque queremos la paz y el Buen Vivir.

Construiremos un trabajo colectivo y organizativo en una Red Transnacional de Juventud y Niñez en las migraciones, ya que ante las fronteras impuestas nosotros y nosotras elegimos hacer puentes y seguir caminando juntos y juntas cuidando lo que amamos de la vida.

 

AUDIO Pronunciamiento
Descargar

 

 

GALERÍA FOTOGRÁFICA